Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

baloncesto

El Casademont Zaragoza exhibe su peor versión en su último partido como local

El equipo aragonés pierde ante el Tenerife por 31 puntos de distancia (60-91), en su última actuación de la temporada en el pabellón Príncipe Felipe. El domingo cerrará el curso en Murcia. 

Desde su irrupción en la ACB, el Casademont se ha distinguido por su fortaleza como local. Ha edificado gran parte de sus éxitos en el pabellón Príncipe Felipe, un escenario exigente, bullicioso, intimidatorio, donde sus rivales se venían manejando siempre con una dificultad manifiesta. Históricamente, al abrigo de su afición, los aragoneses han obtenido victorias concluyentes, muy estimables, de una importante repercusión, incluso ante oponentes de mucha mayor enjundia como el Barcelona, el Real Madrid, el Baskonia, el Valencia Basket o el Unicaja de Málaga. Los zaragozanos, sin embargo, clausuraron este miércoles la temporada como local, y lo hicieron tras haber encajado hasta 10 derrotas en los 18 encuentros disputados. Un balance desalentador, por mucho que haya tenido que competir todos sus partidos sin la presencia de sus seguidores.

El Tenerife, muy poco exigido, también conquistó la victoria ayer en Zaragoza, tras haber logrado sobreponerse a una puesta en escena deficiente. Caer ayer ante el equipo insular -tercer clasificado de la Liga Endesa- entra dentro de la lógica; no lo es, sin embargo, claudicar por 31 puntos de distancia (60-91), ni hacerlo con desidia, con una actitud indolente, con su silueta desfigurada, con importantes problemas de índole estructural, sin los requerimientos mínimos para competir.

Y eso que el Casademont fue mejor en el inicio, sostenido por su firmeza en las labores de contención. Edificó un bloque sólido, resistente, sin apenas fisuras, que neutralizó la mayoría de los ataques de su rival. A los cuatro minutos de juego, toda la facturación del Tenerife se reducía a una sola canasta (8-2), un diáfano indicador del sobresaliente presión ejercida por los zaragozanos en los primeros compases de la contienda. La entidad de el equipo canario, su amplitud de recursos ofensivos (87 puntos de media por duelo), engrandeció aún más el trabajo de los locales, quienes llegaron a contar con un renta de 8 puntos en el marcador (22-14), tras cinco tantos consecutivos de Robin Benzing.

Pero mejoró el Tenerife con el paso de los minutos, con Marcelinho Huertas al timón y, sobre todo, con Giorgi Shermadini gobernando en la pintura con una autoridad manifiesta. El equipo insular, ahora mucho mejor en el aspecto colectivo, maduró más cada uno de sus ataques: buscó repetidamente el poste bajo, donde Shermadini apenas encontró oposición, y de la mano del georgiano comenzó la remontada. En el segundo cuarto, las ofensivas visitantes respondieron siempre al criterio, a la paciencia, a la capacidad para escoger la mejor elección de tiro. Cuando el balón llegó a la pintura, el Tenerife siempre obtuvo ventajas; y cuando el Casademont se agrupó, obligado a cerrar filas en torno a Shermadini, los canarios encontraron espacios en el perímetro para golpear con sus certeros lanzamientos triples, especialmente desde las esquinas. Al cuarto de hora, los de Txus Vidorreta ya habían volteado el marcador (29-30), tras un tiro libre de Marcelinho Huertas; y en el intermedio seguían dominando el duelo, tras haber firmado un parcial de 13-24 en un segundo acto magistral (37-41).

Al descanso, Shermadini ya había alcanzado los 18 créditos de valoración (acabó con 31), fundamentados en 8 puntos y 6 rebotes en apenas 13 minutos de juego. Casi nada. Por entonces, Elias Harris (11 tantos, 3 capturas) era el jugador más incisivo de los locales.

El Tenerife mantuvo sus elevadas prestaciones en los primeros compases de la reanudación. No sólo anotó con excesiva comodidad, sino que se aplicó atrás con perseverancia y tesón, sin apenas desatenciones, y estiró su ventaja hasta los ocho puntos (40-48), después de un triple de Huertas y dos fáciles canastas de Giorgi Shermadini. Lejos de reaccionar, el Casademont no tuvo respuestas para contener el formidable despliegue de los canarios, que ampliaron su ventaja poco después, ahora con dos lanzamientos de Sasu Salin desde más allá del arco (44-54). Aunque Luis Casimiro detuvo el partido, el tiempo muerto no mejoró el aspecto del Casademont. Y los insulares alcanzaron la media hora de juego con la máxima renta (48-61), castigando con crueldad cada una de las desconexiones de los zaragozanos. Tras facturar 24 puntos en el acto inaugural, el cuadro aragonés sólo había sumado otros 24 tantos en los siguientes 20 minutos de la contienda. 

De ahí hasta el final, ya no hubo partido. El Casademont no tuvo fuerzas, ni convicción, ni tampoco voluntad por intentar recortar las distancias. Finalizó con 60 puntos en su haber, y con un solo triple convertido en todo el encuentro. Fue un equipo apocado, sin alma, sin carácter, sin orgullo, sin personalidad. Y quedó legítimamente retratado (60-91).

Ficha técnica:

60 - Casademont Zaragoza (24+13+11+12): San Miguel (-), Ennis (5), Brussino (7), Harris (13), Wiley (7) -cinco inicial- Sulaimon (11), Hlinason (4), Javi García (2), Justiz (2), Barreiro (2) y Benzing (7).

91 - Lenovo Tenerife (17+24+20+30): Marcelinho (16), Salin (11), Sulejmanovic (6), Doornekamp (3), Shermadini (20) -cinco inicial- Yusta (6), Jenkins (3), Alex López (3), Guerra (4), Fitipaldo (6), Sergio Rodríguez (5) y Cavanaugh (8).

Árbitros: Aliaga, Manuel y Yasmina Alcaraz. Sin eliminados.

Incidencias: partido de la penúltima jornada disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza a puerta cerrada. 

Así narramos el partido por cuartos:

Casademont Zaragoza-Lenovo Tenerife

Ventaja en el arranque 24-17

El Casademont Zaragoza ha iniciado con energía el primer cuarto ante el Tenerife, dominando desde el salto inicial. La lesión de Shermadini en la acción de la primera canasta canaria ha condicionado este primer acto. Sin su techo, los tinerfeños han abusado del lanzamiento exterior, con un porcentaje de tiro muy pobre que ha ayudado a un Casademont que ha movido más y mejor el balón. Casimiro jugó de salida Con San Miguel, Ennis, Brussino, Harris y Wiley. El conjunto local ha socializado convenientemente la pelota ante un rival que solo ha ofrecido resistencia cuando ha regresado Shermadini tras ser atendido en la banda.

Casademont Zaragoza-Lenovo Tenerife

Remontada canaria 37-41

El conjunto de Txus Vidorreta ha reaccionado en el segundo cuarto, en el que se ha impuesto con claridad en los dos aros, con un parcial de 13-24 que licúa un marcador de 37-41 al intermedio. El Casademont ha dejado de defender ante un Tenerife que ha seleccionado mejor su lanzamiento, muy bien movidos por Marcelinho Huertas. Del 27-17 se pasó al 27-27, hasta que una canasta de Doornekamp puso por fin en ventaja a los visitante (31-33). La mayor ventaja canaria llegó a falta de 3 minutos y 22 segundos, cuando Santi Yusta rubricó el 32-38. En ese instante, cuando la valoración señalaba una diferencia muy superior (31/49), Casimiro decidió parar el partido. Brussino y Wiley adecentaron el marcador de un primer tiempo clausurado por un triple de Rodrigo San Miguel que no tocó ni el aro.

Casademont Zaragoza-Lenovo Tenerife

El Tenerife se fuga (48-61)

Una canasta de Salin ha cerrado un tercer cuarto en el que el Tenerife se ha impuesto en todos los terrenos a un desquiciado Casademont (11-20). Gran partido de Shermadini (14 puntos, 7 rebotes y 22 de valoración). En el Casademont, Benzing ha logrado superar en anotación a Jelovac en el histórico del club, y Hlinason a Norel en rebotes. Partido muy encauzado para los canarios (48-61) ante un contemplativo equipo local.

Casademont Zaragoza-Lenovo Tenerife

Un último cuarto ridículo consuma una derrota sonrojante (60-91)

A punto estuvo el Casademont de completar la derrota más amplia de la temporada como local, oprobio que seguirá correspondiendo al encuentro ante el Unicaja, entonces de Casimiro (78-101). No obstante, el revés ante el Tenefire ha sido alarmante (60-91), después de un último cuarto sonrojante (12-30). Sin defensa, sin anotación, sin dirección, sin alma, el Casademont ha sido abducido por un Tenerife superior en todos los órdenes del juego. Harris (13 puntos) y Sulaimon (11) lograron maquillar la estadística particular de un colectivo sin rumbo. Mucho más elocuente que el marcador final fue la valoración final (41/118). Este último registro lo desvela todo: sobre el pabellón Príncipe Felipe solo hubo un equipo, el Tenerife.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión