Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

El Casademont se busca en Burgos

Después del pobre encuentro de la Champions, el conjunto aragonés pretende recuperar la buena imagen que ofrece en la Liga Endesa ACB.

Baloncesto
Porfirio Fisac se dirige a sus jugadores en una sesión de entrenamiento,
ARANZAZU NAVARRO

Entre la exhibición desarrollada ante el Barça y la decepción perpetrada ante el Falco Szombathely húngaro, el personal baloncestero está un tanto desorientado en Zaragoza. Hay un Casademont que lo borda casi siempre en la Liga y hay otro Casademont que patina casi siempre (la excepción se fecharía en Estambul ante el Besiktas) en Europa. Entre que la película de este curso todavía camina por su presentación, y que el nombrecito magiar resulta prácticamente impronunciable (es fácil trabarse al articular el término Szombathely, a que sí...), quizá todos nos hemos olvidado ya de la lección magistral de mediocridad en la Champions ante los húngaros (70-69), y definitivamente nos hemos quedado con el partidazo ante el Barça (89-83). Esa imagen, la pintada ante la cuadrilla de estrellas de Pesic, es la que pretende repetir hoy el Casademont en Burgos ante el San Pablo.

Aunque su denominación no les suena demasiado a los no iniciados, el rival es de cuidado. Hasta hace poco tiempo, Burgos nos remitía al Tizona, que, además del nombre de la espada del Cid (o precisamente por eso), era el nombre de su equipo, habitualmente censado en la Liga LEB. La irrupción del San Pablo Burgos es reciente, pero su crecimiento bien puede calificarse como espectacular. Tras brincar y consolidarse en la élite con Diego Epifanio, en este curso incorporó a Joan Peñarroya como técnico. Cualquier amante del deporte que peine canas sabe de las gestas del TDK Manresa en la década de los 90. Por ejemplo, birlarle una Copa del Rey al mismísimo Barça de Aíto (ese triple desde la esquinita de Chichi Creus...). Qué decir de la Liga ante el TAU Vitoria... Sin duda, una de las mayores gestas en el deporte español de élite. Ahí estuvo Peñarroya como jugador. Ese mismo baloncesto solidario, esa gestión óptima de todos los recursos por pocos que sean, la ha trasladado el antiguo escolta al banquillo. Así ascendió y asentó al Andorra en la ACB. Así clasificó la pasada temporada al Manresa después de 20 años para el ‘play off’ por el título. Así saltará hoy a la pista del Coliseum como quinto clasificado, con las mismas victorias (cuatro) que el Barça.

Sí, el Burgos lleva cuatro, pero el Casademont lleva cinco. Segundo en la tabla, solo superado por el Real Madrid de Laso, el cuadro que gestiona Porfirio Fisac tiene ante sí una exigente prueba. Probablemente, además, también se esté dirimiendo esta tarde una porción del billete para la Copa. Un triunfo elevaría a seis el haber victorioso de un Casademont que por supuesto se siente capaz de ganar cuatro partidos más y alcanzar el meridiano de la competición en posición copera. Nadie niega las fortalezas que reúne el Burgos. Un base anotador con más control que aceleración pese a su apellido (Fitipaldo), dos aleros a los que se les caen los puntos de las manos (Benite y Mc Fadden), muchísimo poderío debajo del aro (Augusto Lima) y un todoterreno muy fiable (Huskic). Este último, Goran Huskic, un ex del Peñas de Huesca que tendría que haber sido seguido con más atención por el antiguo CAI. Sí, Huskic jugó en el Peñas de Huesca... Igual que Pierre Oriola (Barça), igual que Marius Grigonis (ahora Zalgiris Kaunas)...

Regresemos al presente, al Casademont. Seibutis sigue en Lituania recuperándose de su espalda. La semana próxima puede haber noticia, pues el club sigue con atención el mercado. Fran Vázquez tampoco comparecerá hoy y probablemente no viaje a Lituania para la Champions. Barreiro sí forzará y, pese a sus molestias (ese bloqueo canalla de Tomic...), hoy quiere jugar. El que regresará seguro será Rodrigo San Miguel. El resto se encuentra en condiciones y con unas ganas locas de borrar la imagen del miércoles ante ese equipo húngaro impronunciable. ¿Cómo se decía? Szombathely, eso, Szombathely. Olvidémonos de él cuanto antes. Hoy el Casademont se busca en Burgos. El Casademont de los buenos días, el que le ganó al Barça, el segundo de la ACB.

Etiquetas
Comentarios