Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÚTBOL

Alirón del Teruel

Los jugadores del Teruel celebran la conquista del título, en los vestuarios del campo de Pinilla.
Alirón del Teruel
RUBéN VILLEL

Teruel sigue acumulando éxitos. Apenas un día después de adjudicarse la Superliga de voleibol, la ciudad mudéjar engordó su prestigio con una nueva conquista: el título liguero de la Tercera División. Otra gesta para enmarcar, de un valor incalculable para el patrimonio turolense. "Esto es solo el primer paso", anunció el entrenador del Teruel, Ramón María Calderé, nada más finalizar el encuentro. "Este grupo puede lograr muchas más cosas", añadió el técnico, consciente de que el club, fiel a su carácter inconformista, quiere seguir creciendo. De hecho, las ambiciones del Teruel no se detienen en la competición regional. El reto pasa ahora por alcanzar el ascenso a la Segunda División B, un recorrido arduo y laborioso que iniciará el próximo día 16 de mayo. "Ahora llega lo más difícil, porque nos vamos a cruzar con rivales de muchísimo potencial", explicó Calderé, quien se mostró "muy agradecido al club por el enorme esfuerzo realizado". "Me ha dado todo lo que le he pedido", confesó el técnico. No en vano, el Teruel cuenta con una plantilla amplia, poderosa, muy competitiva. Su temporada en la Tercera División está siendo irreprochable, de equipo grande y decidido. A falta de una jornada para que finalice el campeonato, su andadura ha sido firme, convincente, sin apenas contrariedades. Sus intachables guarismos, con solo cuatro derrotas en 37 encuentros, ilustran la transformación protagonizada por el club en los tres últimos años. No hay que olvidar que el Teruel, hace apenas cuatro temporadas, a punto estuvo de caer a los infiernos, cuando se salvó del descenso a Regional Preferente en la última jornada de la competición. Ahora, sin embargo, contempla la Liga desde las alturas, con el trofeo ya en sus vitrinas, y con la aspiración de competir, el próximo año, en la categoría de bronce del fútbol español. El conjunto de Ramón María Calderé necesitaba ganar ayer al Jacetano, en Pinilla, para alzarse matemáticamente con el título. Y completó otra actuación sobresaliente, obteniendo un triunfo cómodo, contundente, irrebatible. Se trata del segundo campeonato de Liga que gana el Teruel en toda su historia. La anterior hazaña se produjo en la temporada 2000-2001, con Javier Muñoz Cholla en el banquillo..

Etiquetas