Despliega el menú
Deportes

ATLETISMO

Abadía de oro

"Hay que ser ambicioso", proclamaba Toni Abadía antes de partir a la ciudad serbia de Novi Sad el pasado martes. El fondista zaragozano abordaba este fin de semana su tercera cita internacional de la temporada, que con tanto mimo había preparado junto con su entrenador, José Luis Mareca. Un Campeonato de Europa júnior que terminara de confirmar la tremenda progresión de este atleta con unas cualidades físicas y humanas excepcionales. "Lucharé por las medallas". Y el aragonés no falló en su predicción. Abadía se coronaba ayer como el mejor atleta júnior del continente en la prueba de 3.000 obstáculos y a lo grande: sus 8:47.45 suponían un nuevo récord de Aragón de la categoría. En la grada, sus padres Antonio y Juani y su hermana Laura, sus más fervorosos seguidores, aplaudían emocionados. A pie de pista, otra zaragozana en la expedición española, la olímpica Esther Lahoz, encargada del sector de fondo, vivía con intensidad un nuevo éxito para el atletismo aragonés.

El atleta del Simply Scorpio metió la cabeza en la final de los 3.000 obstáculos el pasado viernes. Abadía ganó su semifinal con superioridad, dominando claramente la serie con un tiempo de 8.56.52, marca personal que rebajaba el registro autonómico en su poder. Este era el primer reto que se había marcado el pupilo de Mareca, que llegaba a la cita continental con un plus de motivación extra tras romper en el pasado Gran Premio Internacional Gobierno de Aragón el récord de Aragón júnior de los 3.000 lisos, en poder desde hace 30 años del añorado José Manuel Juan Boix. El segundo, la corona. "Estaba físicamente en su mejor momento. Habíamos programado muy bien esta cita y Toni no falla en la alta competición", reconocía ayer José Luis Mareca, responsable último de la enorme progresión de Abadía. El técnico vibró en directo con la carrera de 'su chico'. A través de Internet conecto con una cadena de televisión serbia. Las doce atletas corrieron en grupo los primeros 2.000 metros", relata Mareca. Abadía marcaba el tiempo del primer mil (2:56.59). "A falta de un kilómetro, Toni cambió el ritmo y se lanzó directo a por la victoria", completa. Ninguno de sus rivales hizo sombra a Toni Abadía, que se llevaba las manos a la cara, llorosa de alegría. El británico James Wilkinson terminó segundo en 8:51.54, y el podio lo completó el belga Jeroen d'Hoedt (8:51.76).

Un oro que pone la guinda a una mágica temporada. Aunque antes de que Abadía disfrute de unas merecidas vacaciones, estará el próximo fin de semana en la carrera de 1.500 en el Campeonato de España absoluto de Barcelona, y completará un Encuentro Internacional el 8 de agosto en Madrid.

La jornada en el Europeo serbio también fue histórica para el mediofondista andaluz Kevin López, oro en 800 metros (1:48.25); y el extremeño Javier Cienfuegos, plusmarquista mundial júnior de lanzamiento de martillo con el artefacto de seis kilos (82,97), que consiguió el bronce con un tiro de 79,12 metros.

Gavaldá, suma y sigue

Al éxito de Abadía hay que unir el de Alberto Gavaldá, que se llevó el sábado la medalla de oro con el equipo español del 4x100 en el Festival Olímpico de la Juventud Europea que se está celebrando en la ciudad finlandesa de Tampere. Tras ganar la carrera del hectómetro, el velocista zaragozano se colgó su segunda presea de oro con el cuadro nacional que completaban José Vizuete, Bertrán Alcarat y Arnau Erta.

Etiquetas