Despliega el menú
Deportes

BALONCESTO

A Abós le valieron sus probatinas

Castigó a Miso casi sin minutos, optó por jugar mucho con dos bases y con Barlow de '4'. No se vio gran mejoría, pero se ganó.

Van Rossom, en una foto de archivo.
A Abós le valieron sus probatinas
EFE

No parecía el momento apropiado para hacer probatinas. Sin embargo, el técnico José Luis Abós explicó tras el encuentro que actuó en consecuencia con lo que había visto a lo largo de la semana. Esos experimentos no supusieron una gran mejoría del juego de su equipo, pero el triunfo le da cierta razón al zaragozano. Su castigo a Miso, quien sólo disputó siete minutos y no saltó a la cancha hasta el final del tercer cuarto, su apuesta de colocar durante bastantes minutos a dos bases, ya que Toppert estaba lesionado; o su decisión de poner a Barlow de '4' cambiaron los habituales planteamientos y a Abós le valieron para vencer en Alicante.

Se la jugó. Porque de haber perdido todos esos cambios se utilizarían en su contra, pero Abós hizo su apuesta en un día clave. Tampoco se puede decir que esas pruebas surtieran el efecto deseado, pero desde luego sirvieron para sumar un nuevo triunfo. Sobre todo la de utilizar dos bases y poner a Van Rossom de escolta durante bastantes instantes. Esa baza sí que mereció la pena. Luego explicó que ya en Italia el base belga había destacado en otras posiciones exteriores y que por eso confió en él.

Pero antes de analizar todas esas decisiones, el técnico rojillo se mostró muy satisfecho por la labor defensiva de sus hombres: "Sobre todo hay que felicitar al equipo por el trabajo extraordinario en defensa, estando muy concentrados, haciendo bien los cambios defensivos".

Y es que esa fue una de las claves del éxito, la entrega atrás. Otra, que el equipo fue mandando en el marcador mucho tiempo y "hemos mantenido la cabeza fría. Es muy significativa la cantidad de balones robados (once por sólo uno del rival). Hemos hecho un trabajo extraordinario de cerrarnos bien y hay que darle el mérito que tiene".

El zaragozano reconoció que derrotar por fin a un rival directo a domicilio "te recupera un poco la autoestima. La semana pasada habíamos trabajado bien y perdimos. Entonces, el equipo no era el mismo que entrenaba, pero hoy sí que ha sido ese equipo".

Pero había que saber la razón de tanto cambio en los roles de la plantilla. "Van Rossom jugó en Italia mucho tiempo de dos y es muy aprovechable en esa posición. Eso, o lo de Joan Riera se ha debido a lo que he visto durante la semana, es producto de lo que hacen cada día en los entrenamientos y sería injusto no premiarlo". Unas variaciones que salieron bien. Por lo menos, sirvieron para ganar que era lo que hacía falta, aunque el riesgo en un día tan importante fuera elevado.

Riera, un hombre feliz

Uno de los protagonistas de esos cambios y del partido fue Joan Riera. El mallorquín tuvo su oportunidad. Sin Toppert y con Miso castigado, el base dispuso de minutos compartiendo la cancha con otro de los directores de juego. Su felicidad al concluir el encuentro era evidente, ya que se había premiado su constancia en los entrenamientos.

Riera señaló que había sido "una semana complicada para nosotros y para el club y ha llegado el momento de decir que aquí estábamos, tirar para arriba en grupo porque de las individualidades no se vive. El partido ha sido muy complicado hasta el final y el equipo ha crecido mucho a nivel de conjunción".

El jugador rojillo añadió que tras la derrota en Manresa "la gente no estaba contenta y lo fácil hubiera sido llegar aquí, bajar los brazos y habernos vuelto a Zaragoza con una derrota en Alicante", pero aclaró que "el equipo ha luchado muchísimo, nos hemos sabido sobreponer a todos los problemas y es una victoria fantástica para nosotros que también la necesitábamos mucho".

En lo personal, el mallorquín destacó que él nunca baja los brazos: "Trabajo a tope como el que más y en este partido me ha tocado este premio de jugar y estoy contento por lo que he hecho. Ahora hay que seguir".

Y ya mirando el futuro, el director de juego, que acabó con cuatro puntos y dos asistencias, explicó que de cara a los dos próximos choques "Lagun Aro está en un momento de poder meterle mano y luego hay que viajar a Badalona a ver qué pasa. Vamos con la moral alta".

Etiquetas