baloncesto

Zaragoza saborea la magia de los Harlem Globetrotters

La centenaria formación exhibió este martes su divertida propuesta en la que el baloncesto no dejó de ser una coartada del ‘show’. Alrededor de 6.000 espectadores disfrutaron de la función en el pabellón Príncipe Felipe

Actuación de los míticos Harlem Globetrotters en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza
Actuación de los míticos Harlem Globetrotters en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza
Guillermo Mestre

En 2026 cumplirán un siglo los Harlem Globetrotters (Trotamundos de Harlem), el equipo de baloncesto de exhibición parido en Estados Unidos para ofrecer la versión más desenfadada del precioso deporte inventado con dos cestas de melocotones por el visionario capellán castrense James Naismith en 1891. La receta de los Globetrotters a base de baloncesto y entretenimiento, incluida la comedia, en cada uno de sus partidos, la devora el público

Desde la fundación de este singular equipo, en 1926 (antes de que este deporte fuera olímpico en Berlín 1936), han jugado más de 26.000 partidos en 124 países y territorios. Este martes visitaron Zaragoza, donde reunieron a 6.000 espectadores en el pabellón Príncipe Felipe, en una gira que arrancó el 10 de mayo en el Wizink Center de Madrid, y, tras pasar este lunes por el Bilbao Arena, recaló en la capital aragonesa camino al Olímpic de Badalona (Barcelona), para dar después la vuelta a España.

Trucos alucinantes, grandes habilidades en el manejo de balón y, sobre todo, mucho humor sintetizan los argumentos de una función de casi dos horas en la que el baloncesto puro no deja de ser una coartada. “Soy de Valladolid, pero hoy he pedido fiesta en el trabajo para ver a los Globetrotters en Zaragoza. Los llevo viendo en España desde que yo tenía 14 años y ya tengo 45. Llevo su camiseta, quiero hacer los mismos juegos de manos que ellos hacen. Me fascina todo lo que tiene que ver con los Harlem Globetrotters”, dijo a pie de pista Jorge, vestido con el uniforme de la mítica escuadra, con el número 13 y el nombre de su más legendario y pretérito integrante, Chamberlain.

El ‘show’ arrancó a las 19.00, pero convenía no perderse el calentamiento de Spider, Sky, Sppedy, Splash, Moose, Lights Out, Sweet Lou II o la simpática Sunshine. Splash las enchufaba de tres pese a llevar gafas de sol, Sweet Lou II encestaba de espaldas desde la línea de personal de la zona contraria, Spider incluso de cuchara desde la mesa arbitral, debajo del palco… Canastas y más canastas con el balón tricolor, entre abrazos a aficionados que exhibían camisetas de los equipos más pregonados de la NBA. Pese a que ya han caído en el ‘play off’, la chiquillería (y la menos chiquillería…) siguen presumiendo con Stephen Curry y los Golden State Warriors, y LeBron James y Los Angeles Lakers. Curry, LeBron, como los Globetrotters: iconos del básket que no erosionan ni las recientes derrotas.

Pese al marcador final (112-105), la derrota de los Globetrotters nunca gravitó sobre el pabellón. De ello se encargaron (de perder, me refiero…) los Washington Generals, el ineficiente rival que permitió el lucimiento de los verdaderos protagonistas. Un simpático árbitro dominicano (Rico) que no pitaba ni una falta y una línea de cuatro puntos situada a nueve metros agregaron más ingredientes a una deliciosa mixtura cuya receta sigue siendo consumida cien años después. Este martes la saboreó Zaragoza.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión