Deportes
Suscríbete por 1€

ciclismo

La fiesta de la Quebrantahuesos vuelve con miles de sueños cumplidos

3.500 participantes tomaron la salida entre la prueba grande y la Treparriscos y no llovió. Imanol Arizmendi fue el primero en cruzar meta.

Sabiñánigo volvió a vivir una nueva fiesta del cicloturismo gracias a la celebración de la Quebrantahuesos y Treparriscos, en las que tomaron parte finalmente 3.500 participantes, 2.500 en la prueba de 200 kilómetros y mil en su hermana pequeña. Además, el tiempo respetó y solo los participantes de la Treparriscos pedalearon bajo la lluvia en la zona de Broto. No se produjeron incidentes graves. Tan solo se tuvo que trasladar a uno de los participantes al Hospital Miguel Servet de Zaragoza en el helicóptero del 112 por una indisposición. La zona de salida y meta contó durante toda la mañana con un gran ambiente, ya que mucho público no quiso perderse esta gran cita serrablesa, que tendría que haberse celebrado en junio pero una ola de calor obligó a posponerla al mes de septiembre.

La meteorología fue óptima para disfrutar de una gran jornada de cicloturismo por las carreteras españolas y francesas. Y así lo apuntaban los participantes a su llegada a la meta. A las 8.00 tenía lugar la salida de la Marcha Cicloturista Quebrantahuesos y 5 horas y 32 minutos más tarde llegaba el primer corredor, Imanol Arizmendi, acompañado de Haimar Zubeldia y seguidos, dos minutos después, por Darío Gadeo.

Este último fue en solitario durante gran parte del recorrido, pero a 4 kilómetros de llegar a Sabiñánigo sus fuerzas flaquearon por el gran esfuerzo y permitieron adelantar a los dos primeros. Para Imanol era su cuarta Quebrantahuesos, pero llegar el primero "son palabras mayores", por ello dijo que "ha ido muy bien, es algo que no puedo describir, todavía no me lo creo". Darío Gadea, «se ha marchado solo antes de Marie Blanque y pensábamos que no le cogíamos. Ha hecho muchos kilómetros solo y parece ser que al final el esfuerzo le ha pasado factura y le hemos cogido llegando a Sabiñánigo», explicaba.

Reconocía haber disfrutado mucho, porque es una prueba "espectacular". A Haimar Zubeldia solo podía darle las gracias: "Es un placer, un gran amigo siempre está ayudando y con él he ido durante toda la prueba, subiendo Portalet nos hemos quedado los dos solos, regulando poco a poco y guardando fuerzas para llegar bien a la meta". La meteorología les respetó durante todo el recorrido, ya que "no ha llovido nada, solo hemos pasado un poco de frío bajando Somport".

Por su parte Haimar Zubeldia señalaba que el primero "ha ido muy fuerte y ha hecho muchos kilómetros solo". Y se mostraba contento «porque Imanol Arizmendi es compañero mío, hacemos muchos kilómetros, se había planteado este reto con muchas ganas y le ha salido perfecto, me alegro mucho por él». Da la casualidad de que el año pasado Zubeldia también entró segundo, en este caso con Darío Gadea, que fue el más rápido en la pasada edición y que esta fue tercero.

Respecto a las chicas, la primera en entrar en meta fue la zaragozana Conchi Pérez, que llegaba muy emocionada. "Correr la Quebrantahuesos era algo que tenía en mente", y Patricia López, que ostenta el récord de la Quebrantahuesos en categoría femenina, "ha sido un referente". Reconocía que no había tenido ningún problema, "todo ha ido bien". Y no duda de que volverá el próximo año, porque "me ha gustado mucho". Además no se esperaba hacer tan buen tiempo, "no sabía que esto era tan grande y estoy muy emocionada, con ganas de repetir".

Destacó el ambiente que se crea en torno a la prueba. "No me quiero imaginar cómo será esto en junio", aseguraba. Después de ella cruzaba la meta Amaya Urkidi, que realizaba esta prueba por quinta vez: "Ha habido años en los que he hecho mejor tiempo, pero hay diferencias de un año a otro porque la situación personal es distinta, cambian las cosas y no estás siempre igual, pero en cada momento hay que disfrutar de lo que hay".

La Treparriscos, con mil corredores

A las 8.45 en punto, y después del cohete, salía el millar de corredores que tenían por delante los 85 kilómetros de la Treparriscos. En este caso, la lluvia aparecía en la zona de Broto, pero no supuso un mayor problema para los participantes. Jon Indakoetxea cruzó la meta 2 horas y 24 minutos después poniendo en valor la gran experiencia vivida ya que era la primera vez que hacía la Treparriscos. "Me apunté a la Quebrantahuesos y no me tocó", explicaba a su llegada a meta. Esta prueba ha sido algo más competitiva, ya que ha habido muchos ataques.

"Hemos empezado juntos en Cotefablo y cada uno con sus fuerzas nos hemos ido soltando. He coronado con otro compañero y desde Cotefablo hemos ido a cuchillo hasta meta", valoró. Para él, el último puerto de Hoz de Jaca fue el más duro, ya que iba "solo y sin referencias y he tenido que apretar". Dos minutos después llegaba Unai Mujika, otro corredor que ha optado por hacer la Treparriscos porque en el sorteo no le tocó plaza para la Quebrantahuesos. Y los siguientes han entrado en sprint a meta. Dos minutos después llegaba Unai Mujika, otro corredor que participó la Treparriscos porque en el sorteo no le tocó plaza para la Quebrantahuesos.

En chicas la primera fue Mari José Mayora y la segunda Marina Damlaimcourt, de Madrid pero que lleva viviendo menos de un año en Sabiñánigo. Era su primera Treparriscos, al igual que para la primera clasificada. «Es un circuito muy chulo y ha hecho muy buen tiempo, porque no ha hecho nada de viento, ni frío», señaló.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión