Despliega el menú
Deportes

atletismo

Rafael Guerras: "El atletismo aglutina los valores más puros del deporte"

El club Alcampo Scorpio 71 cumple su 50 aniversario.

Deportes
Rafael Guerras, en el estadio Corona de Aragón.
Francisco Jiménez

Estamos de celebración, el Alcampo Scorpio 71 cumple 50 años.

Así es. Y, salvo que la covid lo impida, estamos decididos a celebrar este medio siglo de vida como merece. Para ello queremos plantear un programa de actos que combine exposiciones en la calle sobre atletismo, eventos deportivos dedicados a la ciudadanía, como la Carrera de los Niños que organizamos desde hace 15 años o el Trofeo Ciudad de Zaragoza en pista cubierta. Y también, pruebas en la calle para los ciudadanos.

¿Cuál es su pretensión esencial?

Que la sociedad conozca el atletismo a través de sus atletas, de sus logros, que se conozca este maravilloso deporte que es la base de todos los deportes. Además, es el que aglutina los valores más puros del deporte, trasladables a la sociedad, como el valor del sacrificio, de la superación personal, del respeto al adversario. Tenemos una escuela con 300 niños y niñas de 8 a 15 años. Estamos orgullosos de la construcción de esas personas que llevan en su gen un deporte como el atletismo y un club como el Scorpio.

¿Cómo nació el club?

Como idea de fundación, un grupo de adolescentes locos por el atletismo deciden el 4 de noviembre de 1971 crear un club independiente de las estructuras polideportivas dominantes en ese tiempo en Zaragoza: la Hípica y el San Fernando. Así, deciden crear un club de atletismo, solo de atletismo y para el atletismo.

Se juntaron en noviembre del 71, como usted decía, bajo el signo de escorpio...

Fueron 42 los fundadores, una amalgama de personas muy dispares en cuanto a profesiones, estudios y personalidades, pero que coincidían en el amor más profundo por el atletismo, que fue lo que motivó el nacimiento del club. Estaba Pedro Pablo Fernández, atleta y entrenador.

Fundamental en el atletismo aragonés, Pedro Pablo.

Claro. También, Eduardo Laborda, pintor; Julio Álvarez, fotógrafo y director de la Sala Spectrum; Alberto Solanas, atleta olímpico; Luis Sol, periodista; Montse Abelló, atleta; Pilar Fanlo, atleta… Estos son una muestra de la fuerza y personalidades variopintas que integraron el germen y fundación del club, un club integral, desde edad alevín hasta veteranos.

Además, cinco décadas antes de la creación del Ministerio de Igualdad, la mujer ya desarrollaba un rol vital en el club.

La mujer estuvo y está muy presente. Actualmente, la actividad se divide entre el Palacio de los Deportes, símbolo ‘indoor’ del atletimo nacional, y las pistas del estadio Corona de Aragón en el Actur. Antes, la Universidad Laboral y las pistas de la Ciudad Universitaria fueron el escenario principal.

Hubo y hay atletas de tronío...

Buenísimos. Luis María Garriga, saltador de altura en Tokio 64 y México 68)…

El hombre que acarició el cielo el día que Dick Fosbury cambió la historia.

Exacto. También Alberto Solanas, saltador de longitud en Moscú 80; José Casabona, 400 vallas en Moscú 80; Ester Lahoz, 4x400 en Seúl 88 y Barcelona 92; Javier Benet, decathleta en Barcelona 92 y Atlanta 96; Maite Gargallo, 20 kilómetros marcha en Atenas 2004; María José Poves, 20 kilómetros marcha en Pekín 2008 y Londres 2012; Isabel Macías, 1.500 en Londres 2012; Patricia Sarrapio, triple salto Londres 2012 y Río 2016; y Toni Abadía, 5.000 en Río 2016.

Y ahí siguen.

Actualmente, Alcampo Scorpio 71 es uno de los pocos clubes en la élite, en máxima categoría, con los dos equipos, tanto el masculino como el femenino.

Viendo la pasión con que habla de atletismo, es obvio, pero ¿por qué se metió en este sarao?

Scorpio es parte esencial de mi educación. Yo hacía todos los deportes y no estaba encasillado en ninguno. Me hablaron de un grupo de atletas en el colegio del Salvador, y comencé a entrenar a las órdenes de Alfredo Boné. Yo tenía entonces 11 años. Y hasta hoy.

Etiquetas
Comentarios