Despliega el menú
Deportes

baloncesto

Diego Ocampo, técnico del Casademont Zaragoza: "Esta es la semana para dar nuestra mejor versión"

El entrenador del Casademont Zaragoza dice no sentirse cuestionado por los resultados y está convencido de la inmediata mejoría de su equipo. 

Diego Ocampo, entrenador del Casademont Zaragoza.
Diego Ocampo, entrenador del Casademont Zaragoza.
Guillermo Mestre

Dos victorias en siete partidos. ¿Esperaba este balance en la Liga Endesa?

No. Evidentemente, esperábamos estar mejor a estas alturas. Hemos encajado tres derrotas en partidos que habíamos competido bien, y en alguno de ellos está claro que nuestro objetivo era haberlo ganado. No estamos en la situación que queremos, pero tampoco creo que estemos mal. Vamos encontrando nuestra línea, sin buscar ninguna excusa. Nos hallamos ahora en un promedio de 30 minutos buenos durante los partidos, y debemos ser capaces de alargarlo hasta los 40 minutos. Necesitamos tener concentración e intensidad durante todo el encuentro, no sólo durante una parte del mismo.

¿Se siente cuestionado?

En ningún momento. Yo estoy ocupado con los jugadores. Confío mucho en ellos, porque les gusta el baloncesto, porque son muy buenas personas y porque tienen un talento contrastado. Ahora es cuestión de trabajar y de llegar a jugar los 40 minutos en equipo, con alta intensidad y concentración.

En Valencia, el Casademont completó media hora notable, pero se desplomó después hasta dilapidar una ventaja de 21 puntos. ¿A qué se deben esos altibajos?

Tenemos muy claro qué nos sucedió. Lo que estamos haciendo ahora es trabajar al máximo en los entrenamientos y ocupar el tiempo en buscar soluciones. Para hablar de problemas, todos sabemos los problemas que hay, no sólo en el baloncesto, sino en la vida. El tema es encontrar soluciones, y estamos entrenando para tener claras esas soluciones y para ejecutarlas durante los partidos. Los encuentros se resuelven en el último cuarto, y es en esos momentos cuando debemos estar preparados, cuando debemos anticiparnos y hacer las cosas correctamente.

¿Cuáles son las soluciones?

Los partidos duran 40 minutos. No vale nada de lo que haces en el primer cuarto, sino en el último, hay que entenderlo así. Hay subidas y bajadas, pero no tienen que ser tan acentuadas, con tantos picos de sierra, sino intentar que sean curvas. Aunque puedes tener tres o cuatro minutos malos, hay que saber recortarlos, es decir: cuando las cosas van mal, saber aceptarlo, saber parar y reconducir esa adversa situación. Además, es fundamental que cada vez juguemos con más intensidad. Y sé que lo vamos a hacer. Estamos en el camino; nos falta dar ese paso definitivo.

¿Le gusta la plantilla?

Estoy muy contento con todos los jugadores. Lo que sucede es que luego hay que conseguir jugar en equipo, y ese es nuestro trabajo. Vamos a ir mejorando el rendimiento individual, aunque siempre desde el colectivo. Se trata de que todos los jugadores vayan jugando mejor, pero siempre buscando el fin colectivo. Si buscas que brille el equipo, que brille un compañero, al final acabas brillando tú.

Con dos competiciones en curso, ¿no habría que ampliar las rotaciones?

En los últimos partidos tuvimos un problema con Javi García, que no estaba al cien por cien. Sí es verdad que necesitamos ampliar la rotación, pero eso también hay que ganárselo. En una plantilla, todos los jugadores están peleando por tener sus minutos. Y hay que entender que los minutos en la pista no se regalan, sino que hay que ganárselos día a día, en los entrenamientos y también cuando juegas.

Konate y Jaime Fernández están desempeñando un papel residual. ¿Son recuperables para la causa?

Por supuesto que sí. Hay que tener en cuenta que son muy jóvenes. Con Jaime Fernández llevo dos años en el filial del Barcelona, y son muchas horas con él, trabajando tanto personal como deportivamente. Y Konate prácticamente acaba de llegar de la Universidad. Cada jugador lleva su evolución, su propio ritmo. Somos nosotros, que entrenamos diariamente con ellos, los que sabemos en qué ritmo están y cómo van progresando en todos los sentidos. Hacemos sesiones extras con ellos para que vayan avanzando, para que vayan mejorando; para que, poco a poco, vayan incorporándose a las rotaciones del equipo.

¿Puede ayudar Konate al ‘4’?

Difícil.

¿Y Benzing al ‘3’?

Es una opción más que tenemos ahí, como otras muchas variantes. Sí, poner a Benzing al ‘3’ entra dentro de las posibilidades tácticas que ofrece el equipo.

¿Qué sucede con Thompson? Se halla muy alejado de su verdadera dimensión.

Se le puede recuperar perseverando. Él se entrena muy bien y sabe escuchar. Y si entrenas muy bien y sabes escuchar, irremediablemente vas a mejorar en tu juego. De hecho, es un jugador que ya está mejorando, tal y como ha demostrado en los dos últimos partidos. Ahora se trata de que tenga continuidad, de que siga en esta misma línea sin que pase nada que le descentre. Él quiere hacerlo cada día mejor; y con esa actitud, un jugador de su físico y de su talento está claro que va a seguir evolucionando.

También DJ Seeley necesita reencontrarse.

En la última semana ha dado un importante paso adelante. Es un jugador de sensaciones, y ahora mismo se encuentra mucho mejor. Por cómo se comunica con nosotros, con el equipo, con sus compañeros, se nota que está muy comprometido. Siempre ayuda a que el grupo mejore. Ahora que se va encontrando mejor, irá dando pasos en su rendimiento. El triple que anotó en Polonia en el último segundo, y que nos dio la victoria, le ha dado muchísimo confianza.

¿Cuando volverá Justiz?

Es difícil saberlo. Se encuentra mejor, empieza a hacer trabajo en pista, pero tiene altibajos. Va por delante de lo que creíamos, por delante de los tiempos planificados. Está muy bien del peso, que es importante para su rodilla, y esto es así porque está muy concienciado y porque tiene una actitud impresionante. En cualquier caso, fue una lesión complicada y hay que tener paciencia. Repito que es difícil conocer con exactitud cuándo va a regresar. Sin embargo, sí sabemos que no podremos contar con él este próximo mes.

El equipo alterna momentos de gran riqueza táctica con otros de anarquía y desconcierto. Por ejemplo, cuando jugadores como Benzing o Ennis se precipitan en sus acciones, cuando lanzan a destiempo, cuando no seleccionan sus tiros.

Es cierto que sí se producen algunas situaciones que se deben controlar. Son acciones que no se hacen por egoísmo de los jugadores, sino porque perdemos el control. En esto debemos trabajar todos, desde el primero hasta el último. Sin que los jugadores dejen de ser ellos mismos, necesitamos tener un mayor control emocional, sobre todo para encontrar en los momentos críticos en el mejor tiro, el mejor pase, la mejor defensa...

Del rendimiento que viene ofreciendo el equipo, ¿de qué aspectos está más satisfecho?

Sin duda, de luchar todos los partidos. Da igual cómo va el marcador, los problemas que tengamos: luchamos, luchamos y luchamos. Nunca buscamos ninguna excusa, sino que luchamos siempre, y eso resulta fundamental para poder crecer. Es algo que este equipo tiene muy arraigado. Luchamos en el día a día, luchamos en cada partido, y sé que vamos a encontrar muy pronto la continuidad en el juego que todos queremos.

¿Y qué faceta se debe mejorar?

Las discontinuidades en el juego. Cuando tenemos dos acciones negativas, necesitamos saber rehacernos. Es importante detectar cuándo entras en un plano rojo, para saber qué hay que hacer para regresar inmediatamente al plano verde. Estamos trabajando en ello. Hay varias maneras de solucionar todo esto: desde la forma mental, que evidentemente también se entrena; y desde el punto de vista técnico-táctico y de la táctica y la estrategia. Todas esas parcelas ayudan a elevar nuestro rendimiento y nos harán llegar adonde queremos.

Además, el equipo encaja mucho puntos.

Sí. Pero si miramos sólo los puntos, cometeríamos un error. Hay que analizarlo por posesiones. Somos el equipo que más posesiones tiene de la Liga Endesa. Y ahora mismo, en puntos por posesión estamos en la mitad de la tabla. Pero sí que tenemos que evolucionar a partir de ahí. Todo hay que analizarlo desde el equilibrio, porque también hay canastas fáciles del rival que vienen de nuestro ataque. No podemos analizar la defensa por un lado y el ataque por otro, hay que analizar las dos facetas a la vez. Aun con todo, es indudable que debemos mejorar en ese equilibrio defensa-ataque.

El Casademont, en cualquier caso, se ha topado con numerosos obstáculos en el tramo inicial de la temporada.

Sabíamos que había muchas dificultades. Por ejemplo, se jugaba la Final a Ocho de la Champions al acabar la pretemporada, cuando este tipo de competiciones suelen celebrarse al final de las campañas. Y sabíamos que con tantos partidos podían suceder cosas, como los problemas de salud. Pero no es excusa: que hayamos competido mal, que hayamos perdido, no se debe a la ausencia de un jugador u otro. Con la plantilla que tenemos, podemos ser más competitivos y podemos jugar mejor. Las dificultades del inicio las sabíamos, así que no podemos escudarnos en eso, ni tampoco en las lesiones. Además, ahora ha llegado Luka (Rupnik), que es un pieza más.

¿Cómo valora su adaptación?

Se ha adaptado muy rápido. Llegó un sábado por la mañana y ese mismo día, en cuanto superó el reconocimiento médico, ya se entrenó con nosotros. Y#el domingo ya jugó un minuto y medio. Nos da ritmo en ataque y nos da pase. Ahora mismo está adaptándose físicamente porque allí, en la República Checa, tuvieron problemas de coronavirus y no estaban compitiendo. Y ahora estamos trabajando con él para que, en el menor tiempo posible, pueda encontrarse mucho mejor en el apartado físico y pueda jugar como él realmente sabe.

¿Cuáles son las posibilidades reales de la plantilla? ¿Aún es posible acceder a la Copa?

Tenemos que aspirar a jugar bien, tanto en ataque como en defensa. Centrarnos en esto es lo que nos hará ser muy competitivos y lo que nos permitirá ganar partidos. Ahora mismo no debemos centrarnos en si estamos lejos de la Copa o en si debíamos haber ganado un partido. Eso son problemas, cuando todos nosotros debemos ocuparnos en buscar soluciones para jugar bien en equipo, con equilibrio, con continuidad, divirtiéndonos. Es muy importante que nos lo pasemos bien todo el partido, que disfrutemos, pero a la vez que nos esforzamos y luchemos al máximo.

Jugar sin público también supone un importante hándicap.

Y más aún con un equipo que conecta muy bien con la grada, con jugadores a los que les encanta jugar para su público y luchar para su público. Pero es un problema para todos los equipos y hay que saber adaptarse.

Al equipo le sobrevienen ahora tres partidos en cinco días: Unicaja y Andorra en la Liga Endesa, y Nizhny Novgorod en el torneo continental.

Es la semana para dar nuestra mejor versión. Debemos dar nuestra mejor versión individual, pero pensando en el equipo. Esa es la clave: vamos a entrenar pensando en dar nuestra mejor versión, pero desde la ilusión, desde la pasión por hacer las cosas. Ese es nuestro lema: jugar con ilusión para dar nuestra mejor versión.

Etiquetas
Comentarios