Despliega el menú
Deportes

coronavirus

El ejercicio físico se debe retomar de forma progresiva tras el confinamiento

Tras el confinamiento obligado por la pandemia de la COVID-19, es altamente recomendable reiniciar la práctica de ejercicio físico y deporte, aunque esta vuelta debe hacerse progresivamente.

Imágenes de la Carrera de empresas Esic 2019 en Zaragoza.
Imágenes de la Carrera de empresas Esic 2019 en Zaragoza.
TONI GALAN

Tras el confinamiento obligado por la pandemia de la COVID-19, es altamente recomendable reiniciar la práctica de ejercicio físico y deporte, aunque esta vuelta debe hacerse de forma progresiva e individualizada para no caer en riesgos innecesarios y, así, poder continuar con el ritmo de vida cotidiano.

Estas son las recomendaciones que realizan la Sociedad Española de Medicina del Deporte (Semed) y Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (Aepsad) ante el próximo fin del confinamiento y la desescalada de las medidas de prevención para evitar nuevos contagios.

La práctica de ejercicio físico y deporte de forma regular es un pilar básico recomendable para la salud de la población general y especialmente para aquellas personas con enfermedades crónicas como diabetes, tensión arterial elevada, aumento del colesterol, sobrepeso, obesidad y otras enfermedades graves cuando están bien controladas como neoplasias (cáncer), enfermedades del corazón, entre otras.

Ambas entidades han dado a conocer públicamente un decálogo con las principales recomendaciones saludables que deben tener en cuenta todas las personas a la hora de retomar la actividad física después de dos meses de confinamiento.

A las personas con enfermedades crónicas, factores de riesgo cardiovasculares o lesiones, antes de reiniciar la práctica deportiva, se les recomienda consultar con su médico o con un especialista en medicina del deporte y, si es necesario, realizar un reconocimiento médico-deportivo antes de iniciar o retomar la actividad física.

Se pide no querer recuperar de repente la forma física, sino hacerlo progresivamente y sin agobiarse. La vuelta al ejercicio ha de ser gradual y adaptada a la edad, condición física y estado de salud, incluso para aquellas personas que hayan realizado alguna actividad durante el periodo de cuarentena, porque el cuerpo necesita un tiempo razonable para recuperarse.

Por ello invita a comenzar con ejercicios suaves como caminar diariamente entre 30 y 60 minutos de forma continua o en series de al menos 10 minutos para evitar sobrecargas. Posteriormente, reiniciar el ejercicio físico con el mismo tipo de actividad que se realizaba (bicicleta, trotar, carrera, patinaje, natación, etc...).

La frecuencia del ejercicio físico, además de caminar diariamente esos 30 a 60 minutos, se irá aumentando paulatinamente hasta alcanzar las 3-5 sesiones semanales.

La duración del ejercicio se irá incrementando de forma paulatina hasta alcanzar la duración que se realizaba antes del confinamiento. Como norma general entre 30 y 60 minutos/sesión. Comenzar con intensidades suaves, “ritmo de aliento”, sin jadear, para ir aumentando de forma progresiva.

Otra recomendación es combinar el ejercicio cardiovascular-aeróbico, con ejercicios de fuerza-tonificación muscular. Nunca se ha de olvidar realizar un adecuado calentamiento que incluya estiramientos, así como una vuelta a la calma de forma progresiva, sin parar el ejercicio de forma brusca.

Es importante cuidar la alimentación, la hidratación y el descanso. La dieta es el mejor aliado del ejercicio físico.

Si se presentan signos o síntomas de alarma como ahogo, dolor en el pecho, mareo, pérdida de conocimiento, sensación de palpitaciones, dolores musculares o articulares, se debe interrumpir la práctica de ejercicio y consultar con un médico de forma inmediata.

Una vez reiniciada la práctica de ejercicio físico, se debe de mantener en el tiempo como un hábito más de vida saludable.

Reiniciar la práctica de ejercicio físico y deporte de forma brusca, con altas intensidades y duraciones prolongadas, puede ocasionar lesiones deportivas (especialmente musculares y tendinosas) o problemas cardiovasculares que pueden ser graves, concluye el decálogo. 

Etiquetas
Comentarios