Despliega el menú
Deportes

tenis

Tsitsipas se hace mayor en el Másters

El tenista griego consigue el gran título de su carrera al conquistar la Copa de Maestros a los 21 años, por encima de un frustrado Thiem.

Stefanos Tsitsipas celebra su victoria en las Finales ATP.
Stefanos Tsitsipas celebra su victoria en las Finales ATP.
REUTERS/Peter Nicholls

El torneo de Maestros ha tenido cuatro campeones distintos en los últimos cuatro años. Desde que Andy Murray triunfase en 2016, el tenis está en un proceso de cambio, de rejuvenecimiento. No es total puesto que los Grand Slam siguen siendo posesión intransmisible del 'Big Three', pero las Finales ATP han abierto la brecha con los veteranos y permitido a los jóvenes encontrar su gran título.

Unos optarán por pensar que es que los Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic llegan muy machacados al último torneo del año, después de darlo todo en los 'major', mientras que otros se inclinarán por pensar que es que el cambio está cerca. Federer lo dejó caer en Londres. «No es que nosotros seamos cada vez peores, es que ellos son cada vez mejores».

El último ejemplo surgió de Atenas. Stefanos Tsitsipas, con 21 años y tres meses, se convirtió este domingo en el campeón de las Finales ATP. Frustró a un Dominic Thiem que sigue en busca de su gran título (6-7 (6), 6-2 y 7-6 (4)) y se alzó como el sexto vencedor más joven de la historia del torneo. Sí, desde 1970, año en que comenzó a celebrarse esta reunión de Maestros, cinco jugadores fueron más precoces.

John McEnroe (19 años y 11 meses) tiene el récord. Le siguen Pete Sampras (20 años y 3 meses), Andre Agassi (20 años y 6 meses), Lleyton Hewitt (20 años y 9 meses) y Boris Becker (21 años y 3 meses).

El griego, verdugo en el torneo de Federer en semifinales, es el estandarte de la nueva generación. Aún no posee un Masters 1.000, ni una final de Grand Slam, y en su palmarés solo aparecen tres entorchados, pero por personalidad y entereza se ha ganado el derecho a llevar la bandera de los jóvenes.

Su explosión comenzó en el pasado Abierto de Australia cuando frenó a Federer y continuó en Madrid al eliminar a Nadal. Además, acumula dos triunfos ante Djokovic.

Lo ocurrido en Londres fue otro ejercicio de nervios del ateniense. Era su tercer encuentro en tres días. Después de recibir a Nadal y Federer venía Thiem, más descansado, más hecho a estas situaciones. El austríaco, además, se apuntó el primer parcial, poniendo la distancia mental con el joven. A Tsitsipas lo revivió un juego horrible al saque de Thiem nada más empezar el segundo set. Le dio alas y provocó que el centroeuropeo no pelease más el parcial, jugándoselo todo en el tercero.

Lo pagó Thiem. Tsitsipas se puso por delante y encaró el título, ya que no había cedido ni un servicio en todo el partido. Sin embargo, los nervios le jugaron una mala pasada y entregó la ventaja para que todo se decidiera en el 'tie break' definitivo.

Se adelantó por 4-1 y Thiem llegó a empatar, pero el griego se apuntó los tres últimos puntos para reclamar el título más importante de su carrera y para hundir un poco más a Thiem, el hombre sin triunfo.

Esta decepción se une a las dos finales de Roland Garros perdidas y la sensación de que a sus 26 años sigue perdiendo oportunidades mientras el tiempo pasa impasible por encima suya.

Como extra, Tsitsipas saldrá del torneo con 2,65 millones de dólares (2,4 millones de euros) más en el banco y 1.300 puntos más en la clasificación que le acercan a su mejor ranking histórico, la quinta posición.

Etiquetas
Comentarios