Despliega el menú
Deportes

La Puertos Ribagorza se convierte de nuevo en una gran fiesta del cicloturismo

Todo se alió este sábado para que la decimonovena edición de la TowCar Puertos Ribagorza se convirtiera en una gran fiesta deportiva y llenara de ciclistas las carreteras de la comarca ribagorzana.

Todo se alió este sábado para que la decimonovena edición de la TowCar Puertos Ribagorza se convirtiera en una gran fiesta deportiva y llenara de ciclistas las carreteras de la comarca ribagorzana. Las previsiones meteorológicas que apuntaban posibles lluvias matutinas no se materializaron hasta última hora –cuando ya habían llegado a línea de meta buena parte de los ciclistas- y las nubes de primeras horas del día pronto se vieron desplazadas por un sol brillante y unas agradables temperaturas que acompañaron el discurrir de los casi 1700 participantes en esta carrera de 183,5 kilómetros y 2.850 metros de desnivel acumulado que los mejores cubrieron en menos de cinco horas y veinte minutos. Los que tardó un Haimar Zubeldia al que no se le ha olvidado su inmensa clase, que le llevó a clasificarse varias veces entre los 10 mejores del Tour, que se sigue encontrando en un excelente momento de forma y que entraba en solitario en meta tras haber dejado atrás a mitad de recorrido a sus compañeros del grupeto cabecero.

Una hora y media antes habían llegado los primeros clasificados del recorrido corto que se vieron implicados en un cerradísimo sprint final para dilucidar el ganador. El barcelonés Carlos de Amos encabezaba este grupo que paraba el cronómetro en tres horas cuarenta y siete minutos y catorce segundos tras cubrir un recorrido de 133 kilómetros y 1.450 metros de desnivel en la que los participantes subieron y bajaron los puertos del Coll de Fadas y de Bonansa antes de afrontar el descenso por el Valle del Isábena hacia la línea de meta en Graus. A sus 41 años, de Amos se mostraba "muy satisfecho" de encabezar esta carrera porque, comentaba, a su edad se afrontan recorridos "más cortos, pero de forma más intensa" que el trazado largo de la Puertos. Habitual de la cita ribagorzana en los últimos años, recalcaba el "excelente" ambiente ciclista y las "óptimas" condiciones climáticas vividas en esta decimonovena edición de la carrera a la que prometió volver en el futuro «hasta que las circunstancias me lo permitan». Reconocía también que la marcha ciclista había sido "algo más suave2 en el primer tramo que en años anteriores hasta que Zubeldia empezó a tensar el pelotón en el Coll de Fadas.

Llegado poco después que de Amos, Milton Ramos hacía referencia, así mismo, al tirón definitivo de un Zubeldia que ha roto la carrera con mucha clase y que está un par de escalones por encima del resto. Y entre los primeros clasificados estuvieron también el castejonense Eloy Suils y el joven corredor de La Puebla de Castro Adrián Solano, que se encuentra contando las horas para participar en Estados Unidos en el campus del equipo profesional Team Novo Nordisk al que ha sido invitado. Los incombustibles atletas reconvertidos en apasionados del ciclismo Javier Moracho y Chema Artero cubrieron igualmente el trazado corto entre los mejores.

Como suele ser habitual en este tipo de citas deportivas populares, hubo alguna deserción de última hora que rebajó en unos 200 el número de participantes previamente inscritos, algo que entra dentro de lo normal. Unos ciclistas llegados mayoritariamente desde Aragón, Cataluña, el Levante o la zona centro, pero también desde Francia y Holanda. Así mismo, en esta edición se certificaba la recuperación –apuntada ya el año pasado- de la presencia de la delegación ciclista vasco-navarra, que fue habitual y muy numerosa en las primeras convocatorias de la Puertos Ribagorza pero que había mermado drásticamente en los últimos tiempos por la organización paralela por estas fechas de mayo de finales de mayo de numerosas pruebas similares en sus lugares de origen.

Y como ya es tradición, los integrantes del Club Ciclista Graus, organizador de la Marcha, eran los que encabezaban el pelotón en los primeros compases de la carrera que estuvo neutralizada hasta Santaliestra. Bien acompañados en esta ocasión por los citados Haimar Zubeldia, homenajeado momentos antes de la salida, y Javier Moracho y Chema Artero, los ciclistas grausinos pronto cedieron el testigo al frente del pelotón al grupo de los más fuertes que desde el primer momento imprimió un fuerte ritmo que, no obstante, mantuvo agrupado a buena parte del pelotón hasta Castejón de Sos.

Una vez aquí, y afrontando el primer puerto, las diferencias entre unos y otros se fueron ampliando progresivamente en una carrera que discurrió con una notable tranquilidad en cuanto a incidentes de carrera –sólo que hubo que lamentar varias caídas no demasiado graves- y que se rompió definitivamente en el Coll de Fadas con el arreón definitivo de Zubeldia que dejaba en cabeza a cinco corredores y un rosario de persecutores por detrás. Zubeldia marchó posteriormente en solitario y afrontó con determinación las últimas dificultados del trazado para presentarse en solitario en la línea de meta de Graus donde, una vez finalizada la carrera, tuvo un emocionado recuerdo para David Cañada, fallecido en una anterior edición de la Puertos, a quien dedicó su carrera. El ex profesional donostiarra alabó tanto el trazado «por unos recorridos preciosos pero también exigente y con continuas subidas y bajadas» como la labor de la organización "modélica". Destacó el "excelente" ambiente, consideró el ribagorzano un entorno "muy propicio" para celebrar este tipo de pruebas y reconoció la posibilidad de repetir experiencia "si el calendario me lo permite".

El presidente del Club Ciclista Graus y de la organización de la TowCar Puertos Ribagorza, Jorge Torres, valoraba "muy positivamente" el desarrollo de esta prueba saldada con escasos incidentes reseñables más allá de varias caídas "relativamente fuertes" y agradecía el trabajo del personal de mantenimiento de las vías y de los voluntarios de la organización para dejar "impecables" las carreteras tras la limpieza de las afecciones de la tormenta del viernes.

La Puertos Ribagorza tiene este domingo un segundo capítulo con la disputa de la prueba MTB en la que tomarán la salida cerca de 300 corredores –muchos de ellos repitiendo esfuerzo tras su presencia en la cicloturista- que podrán optar por un recorrido largo de 72,5 kilómetros con ascensos a los puertos de Abenozas, el Mon de Besians y el de San Martín y con un desnivel de 2.500 metros u otro de 50 kilómetros con línea de meta en la localidad de Ejep y un desnivel de 1.800 metros.

Clasificación final masculina prueba corta

Carlos de Amos: 3 horas 47 minutos 14 segundos

Tomy García: mismo tiempo

Óscar Pardinilla: mismo tiempo

Clasificación final masculina prueba larga

Haimar Zubeldia: 5 horas 18 minutos 53 segundos. 34,53 km/hora

Rafael García Zaguirre: 5 horas 24 minutos 20 segundos. 33,95 km/h

Sergio Cabrerizo. 5 horas 24 minutos 44 segundos. 33,90 km/h

Clasificación final femenina prueba corta:

Marta Otín Obón. 4 horas 00 minutos 15 segundos

Lucía Fernández López 4 horas 24 segundos 08 segundos

Ana María Ivanov. 5 horas 45 minutos 12 segundos

Lorena del Castillo. 5 horas 47 minutos 41 segundos

Adriana Fraile. 5 horas 57 minutos 14 segundos

Etiquetas
Comentarios