Despliega el menú
Deportes

fútbol

Iker Casillas, ingresado tras sufrir un infarto, aunque fuera de peligro

Casillas, de 38 años, fue ingresado tras sentirse indispuesto en un entrenamiento y deberá perderse lo que queda de temporada.

Los mensajes de ánimo para Iker Casillas llegan de todos los ámbitos, también desde la política. Pedro Sánchez, Albert Rivera o Pablo Casado han mandado fuerza al portero. Todos esperan una rápida recuperación de quien sigue volando en una portería.

El portero español Iker Casillas ha sido ingresado de urgencia después de haber sufrido un infarto agudo de miocardio este miércoles, aunque se encuentra "bien y estable", según confirmó el conjunto portugués.

Las alarmas saltaron esta tarde cuando varios medios portugueses informaron del percance sufrido por el exguardameta del Real Madrid, que cumplirá 38 años el próximo 20 de mayo, y poco después el Oporto ofreció el primer parte sobre su estado.

"Iker Casillas sufrió un infarto agudo de miocardio durante el entrenamiento de esta mañana, realizado en el Centro de Entrenamiento y Formación Deportiva PortoGaia, en el Olival", señaló el club portugués.

El Oporto indicó que "la sesión de trabajo fue rápidamente interrumpida para prestar asistencia" al portero. "Se encuentra actualmente en el Hospital CUF Porto. Casillas está bien, estable y con el problema del corazón resuelto", añadió.

En este sentido, los medios portugueses señalaron que el mostoleño, que a finales de marzo renovó con el doble campeón de Europa, informaron que se había sometido a un cateterismo..

"Todo controlado, un susto grandes pero con las fuerzas intactas"

El propio Casillas, de 38 años, publicó un mensaje en Twitter en el que asegura que sigue "con las fuerzas intactas" tras un "susto grande". "Todo controlado por aquí, un susto grande pero con las fuerzas intactas. Muchísimas gracias a todos por los mensajes y el cariño", escribió el excapitán del Real Madrid y de la selección española en su cuenta de esa red social.

Casillas acompaña el texto con una foto en la que aparece sonriente, con muy buen aspecto, en la cama del hospital de Oporto en el que está ingresado tras sufrir un infarto durante el entrenamiento de esta mañana de su equipo.

Etiquetas
Comentarios