Despliega el menú
Deportes

Más de 81 kilómetros y 24 horas esquiando en Astún: récord del Mundo conseguido

Luis Alberto Hernando, un Guardia Civil burgalés afincado en Jaca, y el periodista Javier Olave han batido un récord mundial tras esquiar 24 horas ininterrumpidamente y recorrer 81.780 metros y 70.035 metros respectivamente.

Luis Alberto Hernando bate el record del mundo en Astún
Luis Alberto Hernando bate el record del mundo en Astún

Con el objetivo de celebrar el 50 aniversario de la creación de los GREIM, los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña, Luis Alberto Hernando, un Guardia Civil afincado en Jaca desde 2002, y el periodista Javier Olave han vivido en Astún una jornada histórica. Hernando, con 81.780 metros y 188 bajadas a sus espaldas, ha conseguido su ambicioso objetivo de batir el récord del Mundo de metros verticales esquiados con medios convencionales, de forma ininterrumpida, en un solo día. Por su parte, el periodista que le acompañaba, director y presentador del programa de televisión Full Activity, para el que se realizó este reto,  completó 70.035 metros, convirtiéndose en la segunda mejor marca absoluta. Ambos han arrancado este miércoles a las 8.00 de la mañana y lo han concluido este jueves al amanecer, justo 24 horas después. Esta hazaña ha sido recogida bajo los atentos ojos de la Real Federación Española de Deportes de Invierno y Hernando ha superado su reto de alcanzar los 78 kilómetros.

Luis Alberto Hernando bate el record del mundo en Astún

Hernando y Olave han subido una y otra vez en el telesilla, que les llevaba desde los 1.714 metros de la base hasta los 2.146 de la cima de las pistas de Muros y Toboganes, las elegidas para buscar el récord. Se trataba de no perder ni un solo segundo en los más de 150 ascensos y descensos que debían realizar. Los dos participantes del reto remarcaban antes de la salida que la prueba "no se ha planteado como un récord de velocidad, sino de fondo. Primero, porque durante casi ocho horas se va a esquiar con la estación abierta y no puede ponerse en riesgo a ningún esquiador corriendo más de la cuenta. Y segundo porque si se hubiera tratado de bajar rápido, en España hay multitud de esquiadores alpinos más rápidos. La idea de esta marca es conseguir el reto de esquiar 24 horas sin parar ni un segundo logrando los mayores metros de desnivel posible,pero más por el esfuerzo de fondo y constancia que por la velocidad”.

El resultado de la aventura en la estación de Astún será emitido el próximo 15 de febrero en Teledeporte, en el programa Televisión Full Activity en su quinto episodio que presenta el propio Javier Olave, que fue el que le propuso la aventura a Luis para homenajear el aniversario de los GREIM. A los dos aventureros les ha acompañando, además, el fotógrafo especializado en la montaña Yhabril Moro.

“En el programa nos planteamos este récord de esquí vertical en 24 horas y ha sido una gran aventura. Esquiar todo este tiempo con una persona tan excepcional como Luis ha sido increíble. Como deportista es campeón del mundo y eso ya lo dice todo. Pero como persona y compañero es aún mejor", ha destacado el periodista para quien no solo ha sido un récord de esfuerzo, sino también de tecnología:  "Más importante que bajar rápido era subir rápido y eso ha sido posible gracias a esta rapidísima silla que tiene Astún, que desde el principio, cuando le planteamos el reto, sólo nos ofreció ayuda. La estación y todo su personal han sido parte activa en este récord”.

A nivel mundial, esta marca solo ha sido superada una vez, por el italiano Matthias Steinmayr, que completó 107,822 kilómetros en el Sur del Tirol, pero utilizando para la ascensión medios no convencionales.

Una leyenda de la alta montaña

El reto de las 24 horas esquiando para batir un récord mundial no es, ni mucho menos, la primera gran ‘locura’ de Luis Alberto Hernando. El burgalés, que reside en el Pirineo aragonés de 2002 y trabaja como miembro de los GREIM, es una referencia internacional del atletismo de fondo. Luis ha sido siete veces campeón del Mundo y tres de Europa en carreras trail o ultra, esas que están diseñadas solo para auténticos titanes. "De pequeño empecé a correr siempre buscando las distancias más largas. Primero los 2.000 metros, luego los 3.000... siempre la carrera más larga que hubiera en mi categoría. Después practiqué biathlón (fue olímpico en Turín 2006) y esquí de fondo", explica el polifacético deportista.

Una hernia en 2007 y una grave lesión del peroné en 2008 estuvieron a punto de apartarle de la competición.“En 2010, después de dejar el esquí, me liaron y empecé a correr carreras de montaña con grandes resultados que incluso me sorprendieron a mí", reconoce. Paso a paso, este burgalés afincado en Jaca se ha convertido en todo un referente internacional del atletismo de montaña. Muchos le consideran el mejor, un honor que refrenda su currículum de leyenda, que amplía año a año con retos de altura como el de hoy en Astún.

Etiquetas
Comentarios