Despliega el menú
Deportes

Un nuevo comienzo

La Liga ACB se convierte en el único reto del CAI Zaragoza tras caer en Europa.

Norel –izquierda– y Fotu abandonan la pista del pabellón Príncipe Felipe al descanso del pasado duelo ante el FC Barcelona.
Norel –izquierda– y Fotu abandonan la pista del pabellón Príncipe Felipe al descanso del pasado duelo ante el FC Barcelona.
Aránzazu Navarro

"Estoy dolido, por mí, por el equipo y por esta ciudad, pero estoy convencido de que Zaragoza nunca se rinde". No pudo expresar Henk Norel con más claridad el sentir del vestuario del CAI Zaragoza después de caer eliminado de la Eurocup, el pasado martes contra el Dolomiti Trento. El pívot holandés y capitán del conjunto aragonés se hizo portavoz de una consigna que marcará los dos meses y medio que restan de temporada: la Liga ACB es el único objetivo que queda, el que decidirá el rumbo de la escuadra y al que los jugadores han de sobreponer a la decepción por haber concluido su aventura continental.

La realidad objetiva actual es rotunda: tras 21 jornadas disputadas en el campeonato doméstico, el CAI Zaragoza ocupa la 15ª posición de la tabla, con un balance de seis victorias y 15 derrotas, separado por cuatro triunfos de los puestos de ‘play off’ y únicamente dos puestos por encima del abismo del descenso a la LEB Oro. La sensación de haber dejado escapar muchos partidos, tanto en el pabellón Príncipe Felipe como a domicilio durante los meses de enero y febrero, no ha contribuido a sembrar el optimismo en un equipo que solo se ha impuesto en una de sus últimas siete citas ligueras.

El calendario que está por venir aparece segmentado por enfrentamientos contra rivales de mayor entidad en la Liga ACB, como son el Real Madrid (el próximo 27 de marzo, en la capital de España), el Baskonia (dos semanas después, en Vitoria) y el Gran Canaria (la semana siguiente, en Zaragoza). Sin embargo, entre cada choque de altura, el CAI tendrá la opción de recomponerse, con compromisos muy seguidos frente a adversarios a priori directos en las aspiraciones de los aragoneses.

Marzo se perfila como un mes idóneo para el CAI Zaragoza, que afronta cada partido en clave de escalada de posiciones en la clasificación. El primero de esta nómina de rivales es el Iberostar Tenerife, que visitará el Príncipe Felipe el próximo domingo. Los tinerfeños ocupan la 11ª posición, y ya en el encuentro de ida doblegaron a los zaragozanos por 82–78, un ‘basketaverage’ asequible para los locales. Son un equipo espinoso, que ha asaltado campos difíciles este curso, como el Buesa Arena o los feudos del Obradoiro y del Andorra.

A continuación, el CAI viajará a Málaga la próxima semana para medirse al Unicaja, un equipo en horas bajas tanto en la Euroliga como en el torneo liguero y cuya depresión le ha hecho salir de posiciones de ‘play off’ (es noveno). Además, los precedentes de los duelos entre ambos sonríe a los intereses del bloque de Andreu Casadevall, que venció el pasado mes de diciembre como locales por cuatro puntos de diferencia (76–72).

Antes de visitar al campeón de Copa del Rey en Madrid, el CAI recibirá a otro alicaído rival, pero que se le atragantó en la ida. El Obradoiro –actualmente, 16º de la clasificación– solventó aquel pulso contra los aragoneses por 82–67, y aunque dejar atrás a los gallegos en términos de ‘average’ se antoja complicado, se trata de otra fecha señalada en rojo en el camino que conduce al 22 de mayo, cuando concluirá la temporada regular.

Regreso a los entrenamientos

La expedición del CAI tomó tierra ayer por la tarde en el aeropuerto de Zaragoza procedente de Italia, y hoy llevará a cabo desde las 17.30 su primera sesión de trabajo preparatoria para el choque contra el Tenerife; posteriormente, tanto mañana como el sábado la plantilla de Casadevall tiene planificadas sendos entrenamientos de cara al retorno a la ACB.

Etiquetas
Comentarios