Despliega el menú
Deportes

Un duelo con pocas balas

Real Zaragoza y Nástic, que se miden el sábado, son equipos de baja producción goleadora: 18 tantos. Separados por un punto en la tabla, ambos desean acabar 2015 con una victoria que los sostenga arriba.

Tradicional almuerzo de navidad.
Tradicional almuerzo de navidad.
Tino Gil

Tanto el Real Zaragoza como el Nástic de Tarragona empezaron a preparar el encuentro del sábado en el Nou Estadi de la capital tarraconense. Como es norma, cada cual ensayó en su respectivo campo de entrenamiento. En los terrenos de la Ciudad Deportiva, entre los fríos y la niebla de la mañana, Ranko Popovic transmitió a sus futbolistas los primeros mensajes acerca del rival y del tipo de partido que espera y, sobre todo, quiere. Unos vídeos sobre el rival sirvieron de base.

Separados por un solo punto en la clasificación (27 el Real Zaragoza y 26 el Nástic), ambos tienen por objetivo inmediato terminar el año 2015 del mejor modo posible: con una victoria y mirando a la zona alta de la clasificación. La estadística afirma que en la búsqueda de esa meta, señalada por los dos contendientes al mismo tiempo, será difícil que se dé un fútbol exuberante, al menos en cuanto toca al gol.

Real Zaragoza y Nástic de Tarragona son dos equipos poco prolíficos. En este registro, andan en igual condición. Han anotado hasta aquí 18 goles, una cifra baja en el ecosistema de la actual Segunda División. Su secreto para estar ubicados arriba estriba en que han extraído abundante rentabilidad a la mayor parte de esos tantos anotados.

En cuanto a su capacidad para generar situaciones de peligro, también se mueven en cifras similares. Los delanteros del Nástic han disparado a puerta a lo largo de la campaña en 154 ocasiones, mientras que la vanguardia aragonesa se queda un poco por debajo, en 147 golpeos entre los tres palos.

El punto fuerte de aragoneses y catalanes se halla en el polo opuesto del fútbol, en sus respectivos sistemas defensivos. Encajan pocos goles. Bono es quien menos veces acude a recoger balones introducidos en su portería. El Real Zaragoza ha recibido 12 goles. El Nástic de Tarragona, que no anda lejos en este aspecto, ha encajado 17.

Estos datos, que significan una tendencia después diecisiete jornadas, revelan la morfología de los dos equipos: son eficaces y serios atrás al mismo tiempo que precisan de un buen número de oportunidades para conseguir goles.

Al margen de criterios generales, el nombre propio de la semana en la plantilla del Real Zaragoza puede ser el colombiano Freddy Hinestroza. Ranko Popovic espera que la recuperación del centrocampista sea una realidad efectiva el sábado, después de caer lesionado el pasado 27 de noviembre, cuando sufrió una rotura de fibras en el músculo aductor de la pierna derecha. Por motivos de precaución, el jugador sudamericano todavía se entrenó ayer al margen del grupo. Es muy probable que hoy se sume al resto de compañeros, con el fin de ir probando su estado físico.

Quienes regresarán de modo seguro al equipo en Tarragona son Albert Dorca e Isaac, una vez que han cumplido el castigo de un partido de sanción por acumulación de tarjetas amarillas. En principio, los dos estarán en el once titular, a causa de las numerosas bajas que todavía arrastra el Real Zaragoza. Isaac podría jugar esta vez en el centro del campo, por delante de Marc Bertrán.

Etiquetas
Comentarios