Comunicación

TELEVISIÓN

Regresa el espectáculo de Samanta Villar

Hoy se estrena la segunda temporada del programa '21 días', que vuelve a la pequeña pantalla envuelto en polémica después de que su presentadora fuera imputada por un robo que se produjo en uno de sus reportajes

Ha vivido en la calle, ha padecido trastornos alimenticios, ha consumido cannabis y ha estado obsesionada con el gimnasio. Pero cada uno de sus problemas solo ha durado tres semanas, y siempre ha estado acompañada de una cámara de televisión. Samanta Villar vuelve hoy a la parrilla de Cuatro con la segunda temporada de '21 días', y lo hace rodeada de polémica.

 

La periodista ha sido citada a declarar el próximo 13 de octubre como imputada en un robo de chatarra mientras realizaba un reportaje con chabolistas para este espacio de televisión. Esta novedosa fórmula de reportajes contados en primera persona, que lleva a Villar a situaciones que rozan lo ilegal, también se encuentra en la delgada línea que separa lo informativo del 'reality show'. "El periodismo ha entrado en la tónica general de la cultura. Prima el entretenimiento, que está acabando con lo informativo", explica Daniel Cabrera, profesor de Comunicación de la Universidad de Zaragoza. "El problema no está en el contenido, sino en el pacto que se establece con la audiencia", continúa Cabrera, que cree necesario que las cadenas especifiquen si están ofreciendo un producto informativo o un programa de entretenimiento.

 

Y es que a veces cuesta diferenciar la realidad de la ficción. "Ocurre como en la radio", explica Cabrera, "si quieres que la audiencia escuche el sonido de las gotas de agua no pones el micrófono bajo la lluvia. Haces un ruido que se le parezca".

 

Mientras, Samanta Villar se sigue poniendo en la piel de otras personas. Para ello, la presentadora compartirá hogar durante 21 días con una familia canaria que vive al borde del desahucio después de que todos sus miembros hayan perdido sus trabajos a lo largo del último año. Samanta intentará colaborar fregando baños y repartiendo publicidad.

Etiquetas