Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

PROGRAMACIÓN

Donde dije digo...

Algo tiene la televisión que lleva a sus principales protagonistas a hacer declaraciones polémicas y tajantes para desdecirse pocas horas después. Estas son algunas de las promesas rotas más sonadas de las últimas temporadas.

Anita Obregón dijo que jamás iba a volver a TVE.
Donde dije digo...
TVE

Si nunca debería uno fiarse de un trilero y sus juegos de naipes, tampoco tendría que confiar en la palabra que cualquier rostro televisivo pueda ofrecerle con gesto histriónico y voz tajante. No. La televisión es un terreno abonado para la polémica y las promesas rotas, y muchos de sus protagonistas, o bien confían en que los espectadores tengan memoria de pez, o bien se les debería caer la cara de vergüenza después de predicar de una manera y actuar de otra.

Anita Obregón dijo que jamás volvería al ente público, y ahora baila en el programa de Igartiburu. También Telecinco aseguró que se intentaría distanciar del morbo y la telebasura y, después, programó en ‘prime time’ dos entrevistas con ex convictos previo pago de cuantiosas sumas.

El mundo audiovisual se mueve a menudo por terrenos farragosos, hace equilibrios sobre el alambre y es propicio a la polémica. Sin embargo, en muchos casos, estas diatribas son prefabricadas por las propias cadenas o protagonizadas por muñecos rotos de la televisión, que, como es normal, no generan el más mínimo interés. El último de los casos es el del joven aquel llamado Efrén, que lloró mucho en un programa de Telecinco y, ahora, ha protagonizado un ‘cambiazo’ de cadena y ha aparecido en Antena 3 para criticar a los que antes le daban de comer. Un caso demasiado habitual con este tipo de personajillo que, por aburrido y manido, no debería ocupar ni una línea más.

Harina de otro costal son temas más espinosos en los que las cadenas reinciden en contradicciones. Así, TVE se ha comprometido en varias ocasiones a reducir su publicidad X minutos y en un plazo Y, pero los telespectadores aún siguen esperando que esos buenos propósitos se hagan realidad.

Otros tema reciente y que despierta muchas susceptibilidades es el de la guerra del fútbol, que en más de una ocasión ha llevado a los directivos de las cadenas a pronunciar aquello de "Donde dije digo, digo Diego", y que seguirá trayendo cola.

Tragarse sus propias palabras o echar mano de la expresión ‘pelillos a la mar’ está a la orden del día en la televisión actual, que también dijo renunciar a los polígrafos, para ‘absolverlos’ semanas después.

O que -en su día- renegó de la página de vídeos en la la red YouTube, hasta el punto de llegar a demandas judiciales, para después, por obra y gracia de su popularidad y de la enorme promoción que conlleva, las cadenas corrieran a firmar acuerdos de colaboración con la conocida plataforma.

Etiquetas