Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

'REALITY SHOW'

'Desafío en el Himalaya', a debate

Los candidatos tienen por delante jornadas de duro 'trekking'
'Desafío en el Himalaya', a debate
HERALDO DE ARAGÓN

Un 10% de 'share' no está mal para el arranque del 'reality show' de Jesús Calleja, al que Cuatro manda al valle del Zanskar, en el Himalaya indio, a ascender un 'seismil' con seis "pardillos" (como él los llama con cariño). En el programa de hoy (22.30), los aspirantes a la cumbre, Silvia, Tolo, Lidia, Jonathan, Miguel Ángel y Natalie, empezarán a ser conscientes de la dureza del recorrido y la aventura.

 

¿Qué opina el mundo montañero aragonés de esta aventura televisada? "Acerca el montañismo a la gente, a personas que nunca se han interesado por él, aunque se quede en lo anecdótico y no profundice demasiado para llamar la atención, que es como se consigue audiencia televisiva". Esta apreciación de José Masgrau, presidente de la Asociación de Montañeros de Barbastro, es compartida por una buena parte de los expertos y aficionados consultados por este periódico. Como siempre, con matizaciones. Hay quienes lo ven con buenos ojos y quienes consideran que "traiciona" ese espíritu de subir a los picos más altos ligado a la épica.

 

Para el presidente de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM), Luis Masgrau, esta no es una cuestión "para rasgarse las vestiduras". Sí que alerta del "riesgo" de este tipo de tratamiento: "Puede dar una idea falsa y distorsionada de que la montaña es demasiado sencilla y fácil, y si no se entiende bien, propiciar ciertas actitudes imprudentes, a las que estamos desgraciadamente acostumbrados".

 

Aunque el Pico sin Nombre elegido para este reto no es de "una gran dificultad ni excesivamente técnico", Luis Masgrau recuerda que "el aprendizaje de la escalada es continuo y progresivo. Para ir a un 'seismil' hay que pasar primero por 'dosmiles' y 'tresmiles". Para él, no se trata de un programa de montaña, sino más bien de una aventura televisiva, "que podría haber sido grabada igual en un río de aguas bravas que en cualquier otro escenario natural".

 

Como médicos, Luis y José Masgrau tienen claro que la clave para saber cuál de los candidatos hará cumbre pasa por "su adaptación a la altura, algo fundamental".

"Un gran comunicador"

En lo que todos coinciden es que Jesús Calleja es un "gran comunicador", que engancha, y que a la gente le llega porque "desmitifica" la montaña, como dice Javier Sarasa, miembro de la directiva del club Peña Guara de Huesca. También recalca que, aunque el espectador no lo perciba demasiado, los cuatro especialistas que junto a Calleja forman parte del equipo son el particular "seguro de vida" de los participantes.

 

Una opinión que comparte Juan Bazán, presidente de la Asociación de Deportes de Aventura. "No hay que olvidar el tema de la seguridad. La montaña no perdona, y su falta de experiencia la van a suplir los guías expertos, que los encordarán y llevarán por un nevero. Todo está muy medido".

 

Hay precedentes. Juan Bazán tira de memoria y, sin hacer comparaciones y "salvando las diferencias", menciona aquel 'Un millón para el mejor' del polémico Pérez de Tudela durante la década de los sesenta y la expedición Reto Marca Aconcagua de 2006, integrada, entre otros, por el ciclista Fernando Escartín y el atleta Martín Fiz.

 

El vicepresidente de Montañeros de Aragón de Barbastro, Paco Lacau, sí que critica que este tipo de programa "traiciona" el espíritu montañero "de esfuerzo, cuasi-soledad y de un grupo cohesionado que se entrega".

Etiquetas