Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

INTERNET

¿Se acaba Internet?

La Comisión Europea ha advertido esta semana del riesgo de que, en solo dos años, se agoten las direcciones de Internet. Un problema cuya solución precisa de cambios tecnológicos inminentes.

La voz de alarma la ha dado la Unión Europea. Esta semana, la Comisión avisaba de que, con la creciente demanda de servicios "on-line", las direcciones de Internet podrían agotarse en 2011. Esto no significa el fin de la red. Pero sí que se necesitan cambios tecnológicos para que haya espacio disponible que permita publicar nuevas páginas.

La UE ha reclamado a los estados miembros que tomen medidas si se quiere que la red continúe su progresión. Y esas medidas consisten en pasar del actual protocolo IPv4 al nuevo IPv6, que permite un número prácticamente "ilimitado" de direcciones.

Estas palabrejas, que suenan casi a C3PO o R2D2 de "La guerra de las galaxias", se refieren a las direcciones IP que se necesitan para conectarse a Internet, según explica Gabriel del Molino, gerente de la empresa aragonesa Camyna, de desarrollo de nuevas tecnologías. El informático opina que, cuando se creó Internet, en 1984, nadie pensaba que tendría tanto éxito. Por eso, se adoptó el protocolo IPv4, que proporciona 4.300 millones de direcciones IP, de las cuales ya solo quedan disponibles 700 millones, más o menos un 16%. "Parecen muchas, pero, al ritmo de creación de direcciones actual, pueden acabarse en dos años", afirma Del Molino. "Además, cuando se creó -recuerda-, se reservaron muchas para empresas o administraciones y ahora se ve que cada vez quedan menos libres".

Para entender el alcance de estos protocolos, el informático pone un caso práctico: "Cuando escribes en el ordenador "heraldo.es" en realidad, accedes a una serie de números y es el ordenador el que traduce esas letras a los números". El IPv4 se refiere a cuatro bloques de números, que van desde el 0 hasta el 255. Estos números son necesarios para conectarse a la red. Ahora, Bruselas llama a los gobiernos a pasar al protocolo IPv6, que establece direcciones con seis bloques de números con anotación hexadecimal. Así, se podría llegar a 340 sixtillones de direcciones IP, suficientes para toda la demanda actual. "Para hacerse una idea, con este sistema, en cada pulgada de la Tierra, entrarían 340 trillones de direcciones IP".

¿Por qué no se ha adoptado antes? Según Del Molino, porque "supone un cambio muy brutal en todos los servidores de Internet y sistemas operativos como Windows XP aún no están preparados".

Rematricular el ordenador

Para que quede claro, el experto acude al símil de las matrículas de coche. "Si se dan matrículas de cuatro dígitos y se queda escaso, habrá que pasar a seis dígitos, con los correspondientes cambios que surgirán en papeleos, formularios…". El cambio de protocolo permitirá potenciar sistemas que aún no se han generalizado, como las casas digitales. "Si tú tienes un teléfono y quieres conectarte a Internet, tienes que configurarlo -explica el gerente de Camyna-. Pero, con el IPv6, que permitirá generar tantas direcciones, cualquier aparato tecnológico tendrá su propia IP y no habrá que preocuparse de configurar nada para conectarse a Internet".

Y es que ya lo advirtió la comisaria europea responsable de Sociedad de la Información, Viviane Reding, esta semana: "Este es un caso típico de los de más vale prevenir que curar".

Etiquetas