Despliega el menú
Comunicación

XVI Premios Heraldo

"El progreso de la sociedad aragonesa y la solución de sus retos exige altura de miras"

Golden y Cañada recibieron ayer los Premios HERALDO y Soláns, el Premio HENNEO. Más de 200 invitados asistieron al acto, celebrado en el 124 aniversario del diario. 

La defensa del periodismo de calidad centra los Premios Heraldo
De iquierda a derecha, Javier Sada, Michael Golden, Fernando de Yarza López-Madrazo, Javier Lambán, Pilar de Yarza, Alfonso Soláns, Fernando de Yarza, Nati Cañada y José Luis Aguirre.
José Miguel Marco

"Hemos vivido un intenso año político, lleno de incertidumbres. Garantizar la estabilidad en las instituciones aragonesas requiere una gran responsabilidad. No va a ser tarea fácil, pero el progreso de la sociedad aragonesa y la solución de sus retos pendientes -en comunicaciones, infraestructuras, patrimonio, economía- exige altura de miras". Con estas palabras coronaba ayer Pilar de Yarza la gala de entrega de los Premios HERALDO y del Premio HENNEO, celebrada en la planta de impresión que el periódico tiene en Villanueva de Gállego. De Yarza, aludiendo al desafío independentista, reclamó en público «un acuerdo de Estado ceñido a los objetivos previstos en nuestra Constitución".

De ello tomaron nota los abundantes representantes de la vida política y social aragonesa que asistieron a la gala, amenizada por la música de cuerda del conjunto de cámara femenino Delica Chamber Orchestra, vinculado a la Fundación Excelentia.

Más de 200 personas se dieron cita ayer en la planta de impresión para una gala que fue, más que nunca, una fiesta de las artes, las letras y la empresa. Entre los asistentes, representantes de las principales instituciones aragonesas, como el Justicia, los presidentes de las Cortes regionales o de la Comunidad y los alcaldes de las tres provincias aragonesas.

Se habló, mucho, de periodismo y de los grandes retos que enfrenta. No en vano, el Premio Mompeón Motos ha recaído este año en una figura de relieve mundial, Michael Golden, vicepresidente de ‘The New York Times’, que en su discurso se mostró preocupado por las ‘fake news’. "Las historias más importantes, como el cambio climático, la inmigración o el panorama político, hacen que el periodismo honesto y basado en hechos sea más importante que nunca", subrayó.

El ‘Times’ y el HERALDO

Y no en vano, también, el premio lo recibió de manos Fernando de Yarza López-Madrazo , presidente de HENNEO, que además acaba de tomar el relevo de Golden al frente de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias. Fernando de Yarza trazó un paralelismo entre las trayectorias de ‘The New York Times’ y de HERALDO, y reveló como el mismo día, el de la creación del rotativo aragonés, el 20 de septiembre de 1895, ambos periódicos abordaron en portada un mismo tema, la Guerra de Cuba.

Michael Golden, con el Premio Antonio Mompeón, y Fernando de Yarza López-Madrazo.
Michael Golden, con el Premio Antonio Mompeón, y Fernando de Yarza López-Madrazo.
Duch/Marco/Mestre

Fue, también, la gala de las artes. Y lo fue de la mano de Nati Cañada, retratista aplaudida mundialmente, a la que Pilar de Yarza entregó el Premio HERALDO a los Valores Humanos. Cañada reveló un dato poco conocido de su biografía, y es que hace ya 30 años que intentó sin éxito poner en marcha la asignatura de Felicidad, que desde tiempos recientes imparte la Universidad de Yale. Y, por eso, quiso decir a los asistentes a la velada que «la felicidad se aprende. Uno puede aprender a ser feliz y a hacer felices a los demás». Y aún añadió una frase que le acompaña desde hace tiempo: "Los pájaros no cantan porque están contentos, sino para estar contentos".

Fernando de Yarza Mompeón, vicepresidente de HERALDO, entregó el Premio HENNEO a Alfonso Soláns, presidente de Pikolin. Soláns resaltó los valores de la empresa familiar: trabajo, ilusión y mucha perseverancia. Son los que le inculcó su padre, de quien recibió la empresa, y los que ha inculcado a sus hijos, que ya han asumido responsabilidades en ella. Soláns, muy emocionado, sorprendió a los asistentes al final de su discurso: "¿Quieren que se cumplan sus sueños? La receta es tener la conciencia tranquila, trabajar duro para terminar el día cansados, y, finalmente... descansar siempre en Pikolin".

 

Etiquetas
Comentarios