Despliega el menú
Comunicación

En el siglo XXI se trabajará 24 o 16 horas semanales

Dos sociólogos consideran que cada ciudadano debería servir un par de meses al año como policía, enfermero o basurero.

Página de Heraldo de Aragón en la que aparecía la información
Página de Heraldo de Aragón en la que aparecía la información

Los futurólogos predijeron en un artículo publicado en Heraldo de Aragón el 2 de mayo de 1972 que en el siglo XXI se trabajarían 24 y quizá 16 horas solamente por semana, con dos o tres meses de vacaciones al año. Lo que angustiaba tras la revelación era cómo iba a ocupar el tiempo la gente del nuevo milenio: ¿sería más complicado evitar las tentaciones del alcohol, la droga o la delincuencia? Dos sociólogos norteamericanos, David Bernhold y Francis Mark, respondían a esa preocupación: cada ciudadano debería servir un par de meses al año como policía, enfermero o basurero.

Nueva York (crónica Deri-Fiel). Servicios Especiales EFE en exclusiva para nuestro periódico.

Los futurólogos consideran como muy serio el problema empleo del tiempo en el año 2000, cuando solo se trabaje 24 y quizás 16 horas solamente por semana, con dos o tres meses de vacaciones al año. ¿Cómo ocupar el resto del tiempo para que el hombre del siglo XXI no caiga en alguna de las consecuencias desagradables de la ociosidad como el alcoholismo, la droga, el delito, etcétera? Dos sociólogos norteamericanos, David Bernhold y Francis Mark, parecen responder hoy a esa preocupación, pero de una manera que no entusiasmará a todo el mundo.

"En el año 2000 -afirman- quizás trabajaremos solamente 20 o 24 horas por semana, pero tendremos que apechugar probablemente con otras tantas horas, y tal vez más, de servicio social no sólo gratuito sino encima, infinitamente más desagradable que nuestra profesión principal". Su razonamiento es que gran número de profesiones son hoy desdeñadas por la inmensa mayoría de los habitantes de los países prósperos e industrializados, lo que es precisamente una de las razones de que los países ricos importen mano de obra extranjera. Norteamericanos, británicos, alemanes, franceses y suizos no quieren barrer las calles o aceptar empleos malsanos o poco limpios.

Ahora bien, los países que han suministrado hasta ahora esa mano de obra generalmente no especializada, alcanzarán poco a poco un nivel económico más alto y no necesitarán exportar parados. ¿Qué será ese día de los países que se han acostumbrado a confiar en esa presencia extranjera? Los habitantes de los países opulentos hoy tendrán que aplicarse al trabajo. Si no, su economía se paralizará y su prosperidad se convertirá rápidamente en un recuerdo lejano.

Pero esto no es todo. La delincuencia y la criminalidad no dejarán de aumentar. Harán falta vigilantes para custodiar las obras de arte en las iglesias y museos, cada vez más amenazadas por los saqueadores. Harán falta también guardias para vigilar los abusos de la contaminación y luchar contra los ruidos. En otro caso caeremos en una anarquía e inseguridad más peligrosas que en la Edad Media, cuando los que poseían algo hacían guardar su casa día y noche y no se movían si no era acompañados de gente de armas.

La única solución, según Bernhold y Mark, es la introducción de un servicio cívico obligatorio y más o menos gratuito. No solo para los jóvenes, sino también para los hombres y mujeres válidos de todas las edades.

Unos se dedicarán a recoger las basuras urbanas, otros trabajaran en la construcción y reparación de caminos, otros serán policías, bomberos, enfermeros, ya sea durante uno o dos meses al año o dos o tres días a la semana, o bien unas horas cada día.

Si esta perspectiva, no nos hace sonreír precisamente, los psicólogos, médicos y sociólogos que han oído estas sombrías previsiones de sus dos colegas consideran que esto no sería tan malo, pues haría salir a los sedentarios de su rutina obligándolos a un esfuerzo físico que serviría, además para alejar los peligros de la enfermedad y el aburrimiento.

Irma Gold.

Recopilado por Elena de la Riva y Mapi Rodríguez. Documentación de Heraldo de Aragón

Etiquetas
Comentarios