Despliega el menú
Branded
Cerca de 70 años al servicio del comercio y la industria en el territorio aragonés

Cerca de 70 años al servicio del comercio y la industria en el territorio aragonés

Ferpal Puertas Automáticas, ubicada en Cuarte de Huerva, cerró 2017 con un aumento del 25% de su facturación

Audi Center Zaragoza, puerta automática de cristal de Dormakaba fabricada e instalada por Ferpal .
Audi Center Zaragoza, puerta automática de cristal de Dormakaba fabricada e instalada por Ferpal .

Ferpal Puertas Automáticas, empresa aragonesa con cerca de 70 años de historia, es ya uno de los clásicos de la industria local zaragozana. Situada en Cuarte de Huerva, esta compañía familiar ha ido reinventándose y ha sabido adaptarse bien a los nuevos tiempos, ofreciendo cada vez mayor garantía de calidad, profesionalidad y seguridad en sus productos. Cerró 2017 con una facturación de un 25% más que en 2016. Este crecimiento ha sido constante desde 2013, año en el que la crisis golpeó más duramente a la empresa, habiendo crecido su cifra de negocio desde entonces un 53%.

Esta mejora se ha reflejado también en el empleo generado: en dos años ha doblado su número de trabajadores, pasando de cuatro a ocho, y está previsto que creen nuevos puestos de trabajo durante este 2018.

Las previsiones económicas en 2018 son «muy positivas» y la compañía espera crecer entre un 10% y un 20% «en función de la situación de incertidumbre por los asuntos abiertos en 2018 y que son importantes para el crecimiento de la economía general», ha afirmado su director, Juan Ruiz que lleva en el cargo desde 2015, año en que esta empresa familiar cambió de generación cuando se jubiló su padre, Antonio Ruiz.

Fundada en 1949 y adquirida por la familia Ruiz en 1990, la trayectoria que ha seguido la empresa ha estado marcada por la búsqueda constante de la mayor calidad y por una actitud innovadora, logrando siempre estar a la vanguardia de las nuevas tendencias del sector.

«Cogí el testigo de mi padre con ganas e ilusión y con la intención de seguir manteniendo nuestra filosofía de producto y de postventa, ya que nuestro sistema de fabricación es artesanal», ha asegurado Juan Ruiz.

Sus productos estrella este 2018 han sido la puerta automática de cristal Dormakaba y la persiana de aluminio de Collbaix, empresa con la que Ferpal Puertas Automáticas mantiene una relación comercial de más de 15 años. «Es un producto de gran calidad y este año ha sido el más vendido, para nosotros es el signo más claro de la recuperación económica», ha añadido Ruiz.

Algunos de los clientes que han confiado en la empresa son firmas como El Corte Inglés, Audi Center Zaragoza, Hiab Cranes, H&M o Grupo Alcampo, así como algunos de los mejores decoradores y arquitectos de Aragón, como los despachos de Joaquín Carbó, Praderas & Lahera, Castillo & Latorre, Miguel Ángel Gil o Pedro Tirado. También trabajaron con constructoras aragonesas como Óptima Construcciones, Corbanges, A4, Serint o HMY y numerosos clientes particulares.

Los productos de Ferpal están centrados en persianas y puertas automáticas para particulares, locales y empresas: persianas de seguridad (galvanizadas, de acero inoxidable y de aluminio), puertas peatonales de cristal y puertas de garaje residenciales (correderas, cancelas, prelevas y seccionales).

Todas están homologadas con el marcado de la CE y se diferencian en el mercado por sus medidas de seguridad y por el mejor servicio de mantenimiento. La compañía zaragozana cuenta además con un producto único en Aragón que permite a las empresas que su imagen y marca siga trabajando por la noche gracias a un sistema de retroiluminación: se trata de Dekora y es personalizable al 100%, «sin límites de formas ni de colores». Una auténtica oportunidad desde el punto de vista del marketing. Este innovador sistema ha sido desarrollado por Collbaix.

Ferpal cuenta con unas instalaciones de 1.000 metros cuadrados, dentro de las cuales abrió una exposición de puertas y persianas automáticas «sin precedentes en Zaragoza», con el fin de promocionar más estos productos con los que está presente en prácticamente todas las comunidades autónomas españolas.

Las especialidades de Ferpal

Puertas automáticas de cristal: Correderas, giratorias, para interiores y especializadas en resolver problemas de eficiencia energética y espacio. Las puertas automáticas de cristal de Ferpal aportan fiabilidad, estética y mantienen su calidad de funcionamiento a lo largo del tiempo con el mínimo mantenimiento. Dado el abundante uso que se le da a este producto, la empresa aplica los estándares de calidad más exigentes y las puertas cuentan con dos años de garantía. Persianas automáticas para comercio: Ferpal ofrece una amplia gama: persianas metálicas de acero galvanizado, puertas enrollables de aluminio extrusionado de Collbaix y persianas automáticas en acero inoxidable. La empresa mantiene el mismo sistema de fabricación que en sus inicios, pero aplicando los últimos materiales y apoyándose de las mejores marcas en componentes electrónicos. Todo ello con garantía de mantenimiento. Puertas de garaje: Las puertas automáticas de garaje Ferpal están fabricadas conforme al marcado CE y a la norma UNE en 13241-1 y diseñadas por un equipo de profesionales del diseño. La puerta se puede personalizar en función de las necesidades del cliente. Colores, acabados o materiales, cada uno elige cómo quiere diferenciarse. La empresa trabaja con las mejores marcas para ofrecer la última tecnología en motores y sistemas de apertura.La historia de la empresa

Ferpal fue fundada en 1949 por Antonio Palomero, industrial con una visión de negocio adelantada a su época que hizo de esta una marca reconocida a nivel regional, y adquirida por Antonio Ruiz en septiembre de 1990. La oportunidad surgió a lo largo de los años 80, cuando Ruiz le vendía automatismos a Palomero: mantuvieron una estrecha relación personal y, en el momento de la jubilación, Palomero le ofreció comprar la empresa y así, fiel a la filosofía de Ferpal, este último hizo evolucionar la entidad a lo largo de los años 90, con cambios importantes en los productos que han permitido que la empresa en estos años duros de crisis siguiera trabajando, con momentos difíciles pero manteniendo su esencia. A partir de 2015, la dirección de la empresa pasó a manos de Juan Ruiz, hijo del propietario, que después de una de las peores crisis vividas ha reestructurado la empresa, encontrándose en estos momentos en crecimiento.

Etiquetas