Despliega el menú
Branded
Suscríbete
La alopecia, un problema que preocupa a hombres y mujeres por igual, tiene solución

La alopecia, un problema que preocupa a hombres y mujeres por igual, tiene solución

La doctora Lourdes Moreno Carbonell, experta en Neo Injerto Capilar Gen de la clínica Aragoláser, respondió a las preguntas de los lectores de Heraldo.es sobre cuestiones como la calvicie y el injerto.

A la derecha, la doctora Lourdes Moreno Carbonell, de la clínica Aragolaser.
A la derecha, la doctora Lourdes Moreno Carbonell, de la clínica Aragolaser.
A.A.

El injerto capilar es una opción cada vez más demandada por la sociedad. Las intervenciones relacionadas con la alopecia se han incrementado en los últimos años tanto en hombres como en mujeres, aunque en el caso de estas últimas en un porcentaje menor. “Para saber cuántas unidades foliculares necesita un paciente lo tenemos que examinar en la clínica. En ocasiones, hay casos en los que la alopecia está tan extendida que no se puede realizar un injerto de pelo”, señala la doctora Lourdes Moreno Carbonell, experta en Neo Injerto Capilar Gen, una línea profesional destinada a la medicina capilar y desarrollada por la clínica Aragoláser. Esta y otras cuestiones han sido algunas de las que se trataron en el encuentro digital que tuvo lugar el lunes 25 de junio en Heraldo.es y en el que los lectores pudieron resolver sus dudas sobre alopecia e injerto capilar.

Uno de los temas recurrentes durante el encuentro fue el precio medio de dicha intervención, que suele oscilar entre los 3.000 y los 6.000 euros. Sin embargo, la doctora recalcó que depende del estado de la alopecia. En la clínica Aragoláser aplican una de las metodologías más innovadoras: "Una vez que se determina que es posible realizar la intervención, aplicamos la técnica Fue, que consiste en extraer unidades foliculares de la parte occipital y temporal - pues en estas zonas el pelo está codificado genéticamente para no caerse- y, con un material especial, se traslada ese cabello a la zona donde existe alopecia", explica Moreno Carbonell. De esta forma, el pelo injertado no se caerá nunca, sin embargo, el adyacente (no tratado) a la zona intervenida podría desprenderse. "Para tratarlo, no obstante, hay un fármaco (Finasterida) que lo mantiene", añade la doctora.

La técnica Fue permite que la zona de implantación no se rasure por completo, el área de extracción, en cambio, siempre ha de afeitarse. Uno de los lectores de Heraldo.es planteó su duda acerca de la técnica Fue Patchy, un método en el que "se rasura un rectángulo en la zona occipital y, con el pelo largo de las zonas próximas, se tapa la zona rasurada", explica la doctora. De esta forma, el paciente puede retomar su rutina con normalidad. Este método suele aplicarse en mujeres, ya que es más sencillo de disimular. Al contrario de lo que le suele pasar a los hombres, la alopecia de estas "no es tan masiva". "Esto provoca que prácticamente puedan tratarse la mayoría de casos, ya que la alopecia femenina no suele ser tan extrema", afirma Moreno.

La cirugía de injerto capilar es una operación ambulatoria, pues se trata de una intervención en la que se aplica anestesia local y que dura entre dos y cuatro horas. Una vez realizado el trabajo, "el paciente sale por su propio pie", apunta la profesional. Esta intervención se realiza en Aragoláser, ubicado en la calle de José María Lacarra de Miguel, 29, en Zaragoza. Aquellos pacientes que vivan fuera de la capital aragonesa, pueden visitar sus delegaciones de Madrid y Barcelona donde también ofrecen consulta.

Durante el encuentro que tuvo lugar el pasado lunes y ante las dudas planteadas por los lectores, la doctora señaló que el mejor momento para apreciar el resultado de este tipo de procedimientos es a partir de los seis meses posteriores a la cirugía.

Los peligros de buscar alternativas económicas

Ante la creciente demanda de los injertos capilares, muchos optan por viajar a países como Turquía para poder someterse a este tipo de intervenciones pero a un precio más asequible. "Ahora está muy de moda ir a este país por el turismo capilar", explica la doctora experta en Neo Injerto capilar Gen. "El problema es que este tipo de cirugías no tienen un seguimiento posterior", dice Lourdes Moreno Carbonell. Aunque hay casos, en los que, si no se ha deteriorado la zona donante, se puede recuperar el cabello. Sin embargo, existen ocasiones en los que no se puede hacer nada y el paciente se queda con esa apariencia.

Las condiciones de esterilidad del material sanitario es otro de los factores que pueden empeorar la situación, ya que "no esterilizan las pinzas", señala la doctora. Asimismo, los procedimientos que aplican dan como resultado que la densidad capilar de los pacientes sea escasa dejando un efecto de "pelo de muñeca", cuenta Moreno Carbonell.

En estos y en otros casos, la doctora insta a los interesados a visitar la clínica para informarse, pues la primera consulta es completamente gratuita y sin compromiso.

Etiquetas