Branded
Suscríbete
Biota y Sádaba, tras la huella de grandes reyes y señores

Biota y Sádaba, tras la huella de grandes reyes y señores

El Castillo de Sádaba y el palacio de los Condes de Aranda, en Biota, se erigen como seña de identidad de estos municipios de Las Cinco Villas, dando muestra del rico legado arquitectónico de la zona.

La fuente del Diablo de Biota es un paraje natural cargado de leyenda.
La fuente del Diablo de Biota es un paraje natural cargado de leyenda.
Comarca Cinco Villas

Dentro del amplio territorio que abarca la comarca de las Cinco Villas se enclavan dos municipios muy conocidos y con un rico patrimonio artístico y natural: Biota y Sádaba.

El primero destaca por conservar una de las iglesias más bellas de la zona, dedicada a San Miguel, con magníficas portadas románicas, llenas de simbología y delicadeza, fruto de la mano del artista que les dio vida: posiblemente el maestro de San Juan de la Peña. Junto a este templo aparecieron en el año 2012 las ruinas de una iglesia de estilo románico tardío que, según los expertos, podría estar adscrita a un monasterio femenino que hubo en Biota en el siglo XI.

Este municipio conserva otros vestigios importantes, como la presa de Cubalmena, uno de los mejores ejemplos de ingeniería hidráulica romana de Aragón, cuya construcción podría formar parte del sistema de abastecimiento de agua de la ciudad romana de Los Bañales. La presa tiene una longitud de 53 metros y una altura de algo más de dos metros y medio.

Además, coronando Biota, se encuentra el regio palacio de los Condes de Aranda –siglo XVII– y su torreón medieval, un monumento que vigila desde lo alto la localidad. A sus pies, saliendo un poco del municipio, se encuentra la fuente del Diablo, llamada así por una leyenda muy extendida entre los cincovilleses que cuenta como una muchacha, cansada de llenar sus cántaros de agua en dicha fuente, engañó al diablo para que le construyera un acueducto que llevara el agua hasta su casa.

Mitos aparte, se trata de una zona junto al río Arba donde disfrutar de un día en plena naturaleza. Muy cerca, Malpica de Arba, una pedanía de Biota llena de encanto, destaca también por su iglesia parroquial dedicada a la Virgen del Día y del Sol, de tradición popular.

Sádaba

A los pies de su impresionante castillo medieval, visitable por dentro, la villa de Sádaba descansa tranquila entre sus muros y la protección que también ofrece su bella torre gótica, la de la iglesia de Santa María, en cuyo interior se conservan espectaculares retablos, piezas únicas como el de la Virgen, de óleo sobre tabla del siglo XV; o el retablo mayor, obra de Juan de Ancheta. La iglesia acoge también al famoso Cristo Marinero, una figura que fue hallada en las aguas del océano Atlántico por un sadabense en el año 1503, que llegó hasta la localidad veinte años después, tras haber formado parte de la capilla personal del emperador Carlos V.

Estos dos monumentos representan la historia de un municipio que conserva otros muchos atractivos, como las casonas nobiliares del siglo XV. En una de ellas se alberga la hospedería, que destaca por la atención al cliente y por su cuidada gastronomía. Además de sus cómodas habitaciones, los visitantes pueden deleitar a su paladar en su restaurante, La Encantaria. En su carta ofrecen menús donde los productos locales son protagonistas combinándose con la cocina más vanguardista. Además, Sádaba cuenta con un importante pasado romano, con ejemplos como el mausoleo romano de Los Atilios o la llamada Sinagoga.

Pasear por las calles de este municipio es sinónimo de evocar el recuerdo de tiempos pasados, la tranquilidad de un pueblo que se ve alterada cuando se celebran sus fiestas populares, algunas muy conocidas, como las de los Quintos (1 de mayo) y la Cruz (3 de mayo) y las de agosto (a partir del día 19). Tradición y modernidad están presentes en una localidad llena de encanto.

Bustum de San Jorge. Este monumento se encuentra en Biota y se trata de los restos de una necrópolis romana que se enclava en un paraje llamado San Jorge. En esta zona también se pueden encontrar los restos de una pila funeraria ‘bstum’ del siglo I d. C. Dulces delicias en Sádaba. El visitante que acuda a este municipio cincovillés no puede irse sin degustar las tortas de manteca, un dulce que mantiene su receta tradicional conservada de generación en generación. Deporte para todos. El 19 de mayo se celebra en Biota la ‘Party Fitness Comarcal’ con actividades que potencian el ejercicio físico y los hábitos saludables. El 2 de junio tiene lugar también el XXII Campeonato Comarcal de Petanca que concentra a las tripletas de toda la zona. Mientras, en Sádaba, el 30 de junio tendrá lugar el X Triatlón Cross Villa de Sádaba, una espectacular prueba en la que destaca la natación en aguas abiertas en el pantano de Valdelafuen, situado junto a la localidad.- Ir al especial 'Impulsa Aragón'

Etiquetas