Despliega el menú
Branded

Diez razones para contratar a un fotógrafo

Para un momento tan relevante en la vida de una pareja, un profesional es sin duda la elección correcta.

Un fotógrafo profesional siempre va a ofrecer los mejores resultados.
Un fotógrafo profesional siempre va a ofrecer los mejores resultados.

Aquellos novios que tengan dudas sobre si contratar o no a un fotógrafo, aquí tienen 10 buenas razones que seguro convencerán a los más reticentes. 

1. Garantizan resultados de calidad

Un fotógrafo trata de "buscar las emociones y plasmarlas con la máxima belleza posible", dice una fotógrafa de Zaragoza. Aunque sea un gasto importante, merece la pena porque posee la experiencia necesaria para ofrecer un trabajo de calidad.

2. Las fotografías son para toda la vida

"Tanto en fotografía como en vídeo, no se pueden comparar los resultados de un profesional con el que no lo es. Además, depende de tus gustos, ya que puedes obtener un trabajo casi artístico de un día importante en tu vida", explican desde un estudio.

3. Diversidad de estilos entre los que elegir

En primer lugar, hay que tener en cuenta el estilo del fotógrafo. "Es importante respetar sus características", dicen desde el mismo estudio. No se trata de elegirlo por compromiso, proximidad o el precio, pues al final si no agrada el trabajo, puede ser una mala experiencia.

4. Capacidad para capturar todos los momentos

Lo que quedará de ese día serán las imágenes y el valor emocional asociado a ellas. En una boda, todo sucede muy rápido y el fotógrafo posee la experiencia y "la capacidad de reacción para no fallar en esos momentos", señala otra profesional.

5.Buscan inspiración para ofrecer el mejor resultado

"El cine, el fotoperiodismo o salir a la calle a pasear suelen ser fuentes de inspiración habituales entre fotógrafos", comenta la misma fotógrafa. Como profesionales, mantienen los ojos bien abiertos y captan la luz y la emoción de cada momento.

6.Ofrecen asesoramiento y resuelven dudas

Cuando se inicia la organización de una boda, es recomendable ver un reportaje completo de un fotógrafo. Y también despejar las posibles dudas iniciales, pues hay muchas parejas que no saben lo que quieren, comentan desde un estudio zaragozano.

7. Proponen soluciones ante cualquier imprevistos

Gracias a la experiencia que poseen ante imprevistos saben proporcionar soluciones. Por ejemplo, si llueve y los novios no quieren mojarse al hacer las fotos. En esos casos, se puede proponer un reportaje de postboda u otro tipo de fotografías.

8. Protección de datos y copias de seguridad

"Buscamos que la pareja se sienta cómoda y no esté preocupada por los temas que envuelven a la organización", comentan desde un estudio zaragozano. Además, se protegen los datos de la pareja según la LOPD y se guardan una copia de las imágenes.

9. Elección de todos los detalles

La fotografía de bodas está sujeta a modas. Actualmente, contar con un fotomatón portátil durante la fiesta, una web personalizada para la boda el 'photocall', son tendencia desde hace algunos años, tal y como señala una profesional.

10. Tratamiento de las imágenes

Una vez finalizada la boda, los fotógrafos tratan las imágenes. «No se conoce la labor que hay detrás. A lo mejor acabas con unas 4.000 fotografías, que debes ver una por una para seleccionarlas. Y, después, hay que retocarlas», explican desde un estudio.

Etiquetas