Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Beatles forever

La abigarrada y maravillosa despensa discográfica de Los Beatles ha sido escarbada y rebañado hasta casi no dejar migaja alguna, pero aún queda algún rincón de donde sacar material provechoso, no inédito, que eso ya sería tocar el cielo, pero sí interesante. Me refiero, por ejemplo, a una futura edición en vinilo de los EPs y los singles, algo que sí se ha hecho con los álbumes. Y es que poder tener en las manos los discos originales con cuatro canciones –bueno, se diría que facsímiles, por utilizar términos librescos-, es decir, los EPs, sería un placer enorme, que algunos críos de época no pudimos tener, al tiempo que rebajaría esa ominosa carga de los precios que se pagan (o piden) por los auténticos originales.

Otro recoveco que uno personalmente deseaba que se explorase era el de los vídeos. Me atreví a extraerlos de los DVDs de la serie 'Anthology' con los medios rudimentarios de un programita de ordenador dedicado a ello, pero era tan laboriosa la tarea, y además no estaban completos, que perecí en el intento, abandoné. Pero, voilà, EMI ha reeditado el CD de éxitos 'The Beatles 1' del año 2000 como 'The Beatles 1+' y le ha añadido, en un caso, un DVD con los vídeos correspondientes a las 27 canciones que alcanzaron el número 1 en Inglaterra o Estados Unidos, y en otro caso dos DVDs, el ya mentado más otro extra con 23 canciones más. ¡Cincuenta vídeos en total! Sí, ya sé, abundan las ediciones piratas, pero, ¡por fin!, oficialmente, las grandes canciones de los Fab Four están disponibles en imágenes…

Y laboriosamente rebuscadas, restauradas y ordenadas. Porque uno esperaba un refrito extractado de las películas, pero no ha sido exactamente eso lo que ha hecho la EMI. Ha ido más allá. Ha recurrido a las películas cuando ha sido obligado, pero en muchos casos ha tirado de archivos televisivos –BBC, Granada TV, Ed Sullivan Show...-, con lo que ha puesto en circulación un torrente de imágenes que el común de los adeptos beatlenianos, incluidos algunos muy-muy forofos, no habíamos visto nunca.

Los primeros de la serie, desde 'Love Me Do' a 'From Me To You', 'She's Love You', 'I Want To Hold Your Hand', 'Can't By Me Love' y 'A Hard Day's Night', son tomas de apariciones televisivas apenas conocidas en España, donde los cuatro fabulosos nunca tocaron ni aparecieron en clips completos en la TV del momento, la de los sesenta. Luego aparecen los obligados vídeos de los largometrajes, algunos otros sacados de estudio que se grabaron como películas promocionales (entonces no existía el término videoclip), otros del Ed Sullivan Show y otros que son meros montajes, bien actuales, como el realizado para 'Eight Days A Week' con la simulación de estar tocando en el famoso concierto del Shea Stadium de Nueva York, en agosto de 1966, simulación extremadamente fabulada pues esta canción ni siquiera sonó aquella noche, o bien pasados, como el realizado para la colorida 'Come Together' con destino a la promoción de la edición original de 'Beatles 1' en el año 2000.

Obviamente 27 canciones sobresalientes y muy conocidas que, insisto, son un festín visual, a la vez que resumen no solo la trayectoria beatleniana sino el devenir de la música pop de los sesenta y hasta del siglo XX, asunto este que daría para un libro, así que mejor me quedo aquí, no me meto en profundidades. El festín se prolonga en el segundo DVD, con 23 piezas más, en algunos casos ya incluidas en el primer volumen pero con tomas diferentes. Sorprenden, no ya por la calidad original de imagen, las tomas de 'Hello Goodbye', sino por lo histriónica que llega a ser la tercera ellas, con Lennon y McCartney bailando twist gansamente, sacando la consabida vena humorada del cuarteto.

Llamativa es igualmente la intro de 'Day Tripper' con unas bailarinas que remiten a los ballets de la TV española, donde todo el pop se adornaba coreográficamente con chicas moviendo el esqueleto, ¡qué fijación! La psicodélica 'Rain', y su excelente imagen, quizá rodada en la misma sesión de 'Peperback Writer' en Chiswick Park, es una joya que uno desconocía. Como lo es el montaje psicodélico que se hizo para el 'Love' de El Circo del Sol con 'Within You Without You'/'Tomorrow Never Knows' o el 'Revolution' en directo y a color, con Lennon haciendo sonar su guitarra-chicharra como hasta entonces no se había oído sonar una guitarra. O la anécdota que Paul cuenta del mendigo que aparece en la versión original de 'Hey Jude' y en la segunda ni rastro, tal vez porque ese día no deambulaba por la calle o apareció tarde, cualquiera sabe.

Y el mismo McCartney dirigiendo la orquesta en la epopéyica sesión de 'A Day In The Life' con los músicos luciendo las narizotas de payaso que les pidió que se pusieran. O la versión de 'Get Back', no en el icónico concierto de la azotea de los estudios Abbey Road, sino en los fríos Twickenham Studios, donde se grabó buena parte de 'Let It Be' en medio de las mayores tensiones creadas entre los cuatro por la presencia de Yoko y la quiebra de Apple.

En fin, mejor verlo que contarlo y volver a disfrutar no solo con estas grandísimas canciones sino con las imágenes –restauradas aunque hasta cierto límite pese a la publicidad en 4K- y ese Harrison que estos vídeos visualizan como nunca al guitarrista original, creativo y elástico que fue.

Ha habido, en efecto, un nuevo saqueo a la despensa, y de camino al bolsillo del fan, pero, pese a no ofrecer algo nuevo -ya imposible, parece- la edición videográfica que acompaña a 'The Beatles 1+' sí ofrece alimento beatleniano de primera calidad, inolvidable. ¡Beatles forever!

Etiquetas
Comentarios