Despliega el menú
Blog

Blog - Al Alba

por Mariano Gistaín

Huelga de Estado

La huelga es una forma de decirle al mundo que hay vitalidad: si no se trabajara no se podría hacer huelga. Por eso el Gobierno, en el fondo, agradece la magna representación de hoy: le ayuda a presionar a Merkel.

La huelga permite ver que Cataluña aún forma parte de la inercia de España.

En cierto modo es una huelga de Estado.

Empresas propiamente ya quedan pocas. Las patronales y los sindicatos apenas se distinguen.

La máxima productividad se ha alcanzado en desahuciar. Pero ese sector está en revisión:

¡Estábamos a punto de desahuciarnos a nosotros mismos!

Lo que más se exporta es fútbol: la selección se gamifica en Panamá.

Los ayuntamientos buscan grandes cazuelas para repartir sopa.

El caos es orden. La calle es el hogar. El iPad sirve de estufa.

Etiquetas