Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - Al Alba

por Mariano Gistaín

Mas salva a España

El presidente de Cataluña, Artur Mas, ha anunciado que convocará elecciones anticipadas para el 25 de noviembre, día de Cristo Rey y festividad de san Moisés, en el calendario cristiano (¡la tierra prometida!).

Con este anuncio España (con Catalunya aún dentro) pone en marcha su formidable máquina de contenidos globales. Mientras el New York Times se esmera en publicar fotos tremebundas, Artur Mas acude a salvar la marca España, aunque sea por la vía de salirse de ella.

Mas ha renovado el imaginario.

El Rey hace méritos  en el New York Times, por si acaso. Merkel sigue en su rollo de la deuda, el rescate y esas palabras ya anticuadas. El Gobierno legítimo cambia de idea cada cinco minutos, aunque no sabe exactamente sobre qué: como hay tantos temas...

La protesta en torno al Congreso -almacén de iPads- también ha quedado anticuada antes de que la policía haya podido cachear a todo el censo.

Lo último ahora es la independencia. La crisis ha sido superada: hay otro tema guay. Aunque no llegue a nada (nada llega a nada en general) lo habrá cambiado todo.

De manera que la expresión de la hispanidad y la rasmia de marca de España recae sobre las gafas de Artur Mas. Las gafas y el pelo bien repeinado dan confianza a los mercados. Un nacionalismo serio comercial. ¡Un nuevo ente! Europa relive.

Con esta supernovedad España consigue un puesto en el consejo de seguridad de la ONU, lo que le da derecho a más insignias y pases gratis para la SuperBowl.

Romney ganará seguro. Ha dicho que las ventanillas de los aviones deberían poder abrirse. Esa frase es un guiño, una genialidad de sus guionistas que el votante entiende muy bien: este es como Reagan o Homer Simpson, un genuino.

Obama no podrá luchar contra esa frase genial. El arquetipo de presidente tonto es imbatible. Se entiende que la industria está detrás.

Nos llevan décadas de adelanto (esto se decía mucho hace unas décadas, hay que revivalizarlo). Mientras China sigue con los objetos (¡un portaviones, cuánta chapa!) USA está ya en la pura poesía, el postcapitalismo cognitivo (drones, algoritmos, Google...) en el que la única regla es: no hay reglas.

Mas salva España. Amplía el abanico de temas, distrae y entretiene. Y fuerza a las otras autonomías a espabilar. Tanto reclamar innovación, pues ya ha llegado. En proceso, en producto y en marca. San Moisés.

___

Las cuentas de Wyman ya no valen: hay que hacerlas de nuevo.

El museo de Lérida ya se hace a la idea de que tendrá que devolver los bienes de las parroquias aragonesas. La mudanza la pagará Aragón.

Etiquetas