Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

30 años de actitud rockera: Loquillo

Las fiestas del Pilar, día a día: el 17 (y final)

Tenía altura para ser un buen jugador de baloncesto, no tenía voz para ser cantante. Uno de los grandes méritos de Loquillo: convertir sus debilidades en grandezas, hacer oficio de su carencia. Ahora, cumple 30 años de este sano desvío por los caminos del rock'n'roll, que consiguió no solo domeñando la voz, acoplándola a su destino, sino más aún: echándole actitud, sacando el rock'n'roll de las tripas.

En estos 30 años, el rocker catalán ha hilado desde memorables canciones a discos imprescindibles del pop español de los ochenta, desde bandas sonoras para películas a incursiones en el mundo de los cantores de poesía, desde grabaciones con mitos del rock'n'roll francés como Johnny Hallyday a escritor de vivencias a través de dos novelas, desde actor a escritor de artículos periodísticos... Un tipo especial, prolífico y polémico, si se quiere, con esas carencias vocales todavía veteando en discos y conciertos, pero con una sinceridad y una confianza en sí mismo a prueba de bombas. Con una actitud -hay que remarcarlo de nuevo- tan contundente que es la que le ha traído hasta aquí. No es fácil mantenerse 30 años en este negocio, máxime saliendo de la nada y concentrado en una música que, década tras década, se la bombardea con géneros nuevos, estilos, poses y modas.

Es lo que ahora, cercano a los 50 años, celebra Loquillo en los escenarios, después de haberlo hecho con una mega edición discográfica de cinco cedés, tres deuvdés y un libro . Quiere decir que Independencia recibirá a un rocker de pura cepa, pero criado en la Iberia sumergida, armado de rockn'n'roll, palabra y actitud (de nuevo a remarcar) y dispuesto a mostrar las fotos más rutilantes de su álbum personal de estos treinta años, desde 'Rock'n'roll star' a  'Cadillac solitario', 'El ritmo del garaje', 'Cuando fuimos los mejores', 'Barcelona ciudad'… Para ello, contará con invitados  de casa: Amaral y Gabriel Sopeña, su fiel amigo y escudero, el artífice de muchos de los logros musicales del chico del Clot. Así que vecinos y foranos, demos por terminadas estas fiestas con el mejor pie posible en el peor recinto elegido para un  concierto como este.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión