Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

¿Pink Floyd, saqueados?

En tiempos, los mismos Pink Floyd tocaron al completo un álbum entero y propio en un concierto suyo, en concreto el 'Dark Side Of The Moon', recogido en el vídeo 'Pulse'. Springsteen también cerró su pasada gira tocando varios de sus álbumes enteros en algunos conciertos americanos, pero no es lo habitual y menos aún, si la memoria no falla, que otro grupo medianamente famoso, famosillo o famosete aborde un disco ajeno al completo y encima lo edite. Justamente lo que han hecho Flaming Lips.

A finales del año pasado, en la Nochevieja, lo tocaron en directo en su Oklahoma natal y después se metieron en un estudio y lo grabaron. Ahora se acaba de editar en disco. Y en casos así, y más ante una obra colosal e histórica, es impepinable pensar de inmediato en la versión original, tenerla todo el tiempo presente, mientras se escucha, se analiza, se escudriña, se compara y se pone sobre el tapete el antes y el ahora.

Una acción atrevida y polémica. ¿Qué pensarán los pinkfloydianos de pro o sus mismos autores? ¿Qué opinará, por ejemplo, nuestro buen amigo Fernando Forcada, autor del libro 'Más allá del muro' (Milenio/2006) y seguramente el mayor experto en España sobre el cuarteto británico, al que lleva siguiéndolo desde hace casi 40 años? Me temo que habrá fruncido el ceño, si es que ha tenido la oportunidad de escucharlo, o se ha atrevido, pero igual me equivoco. Habrá quien incluso maldiga el invento y hasta, si hubiera ventanilla, se acercaría a denunciar el saqueo. Por el contrario los amigos de los experimentos y de la electrónica atrevida, quizá aplaudan el experimento de los norteamericanos. Opiniones de todo tipo, porque un disco así no es precisamente de los que deja indiferente.

A mi gusto, después de haberme despedazado el 'Dark Side Of The Moon' cientos de veces, después de haberlo tenido de disco de cabecera durante un buen puñado de años de los setenta, después de ponerme la piel de gallina cada vez que lo vuelvo a escuchar, gana, por supuesto, y por goleada, la versión primigenia, la de Pink Floyd, vamos, que ni me la toquen.

Ésta, la de los Lips, al final, cierto, no es despreciable, pero, eso, debe tomarse como una anécdota curiosa, como un simple ejercicio de recreación libre, muy libre, se diría, porque los de Wayne Coyne son atrevidos, ingeniosos, aventureros, y no era cuestión de ponerse a hacer un 'bolo' sin más.

La recreación, al pie de la letra en cuanto a títulos y orden, salvo la adenda de un breve reprise de 'Breathe' tras 'Time', incluye psicodelia, electrónica bailable, rock, funk, onirismo espacial y todo tipo de retorcimientos y detalles, aunque sin llegar al 'lunatismo' extremo e indigesto de su penúltima entrega, 'Embryonic', y mostrando la parte más lustrosa en la que en su tiempo fue la cara B, especialmente a partir de 'Us And Them'. Aun con todo, aviso, a alguien puede darle un ataque de nervios.

Aquí, el primer vídeo oficial de la travesura.

http://www.youtube.com/watch?v=3OdEVx7gsgg

Etiquetas
Comentarios