Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

CURIOSIDADES DE LA BOTÁNICA

La planta fantasma

Un bosque, un vegetal blanco que se eleva como un espectro... el excursionista puede darse un buen susto pero en realidad es la 'Monotropa uniflora', una planta parásita.

Monotropa uniflora
Monotropa uniflora
018/Wikipedia

Un paseo por un bosque norteamericano, un vegetal blanco que se eleva como un espectro y parece brillar en la oscuridad... el excursionista puede darse un buen susto pero en realidad es la monotropa uniflora, una planta parásita completamente blanca que ya no realiza la fotosíntesis.

Las plantas parásitas son blancas porque no tienen que buscarse el alimento y no dependen de la luz solar para conseguirlo. Las plantas verdes tienen en sus células cloroplastos, que les dan el color característico y que consisten en una especie de fábrica en miniatura que convierte la energía solar, agua, minerales y dióxido de carbono en glucosa. Pero las especies parásitas, en realidad, obtienen ese alimento robándoselo a otras plantas, la mayoría de las veces incrustando sus raíces en el sistema radicular de una planta vecina. Las monotropas invaden el enrevesado sistema radical de los hongos y de él se alimentan.

Las monotropas crecen en Estados Unidos, en estados como Wisconsin y sirven de indicador a los estudiosos de los hongos para localizar a aquellos que crecen en lo más profundo del bosque.

Las monotropas crecen, precisamente, en las zonas más oscuras de los bosques. Su independencia de la luz solar hace que sea, en ocasiones, el único habitante de las zonas más escondidas y ocultas. Quizá por ello causa tanta impresión al que se las encuentra.

Etiquetas
Comentarios