Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

CONSEJOS DE JARDINERÍA

La primavera germina en un pequeño semillero

Febrero es el momento perfecto para bucear entre los catálogos de semillas y soñar con las plantas que florecerán en los próximos meses. Cultivarlas es sencillo, solo se necesita paciencia. Incluye vídeo

semillero
En la imagen se puede ver un semillero donde se han sembrado malvas, junto a macetas de fibra de coco.
Heraldo

>> Divertido. Las plantas que florecerán en la primavera ya despiertan en los semilleros. Cuidar de uno es muy sencillo,  solo es necesario disponer del material adecuado, sembrar la semilla y colocar las bandejas en un sitio protegido. El truco para tener éxito es comprender cuáles son las necesidades de la semilla. Si adquirimos simiente de malva, por ejemplo, será necesario cubrir ligeramente la semilla. En cambio, si son de amapola bastará con dejarlas en la superficie.

El error más común es enterrar demasiado la semilla y privarla de la luz suficiente para que despierte. Es mejor perder un poco de tiempo previamente y asegurarnos de cuáles son las condiciones adecuadas y la época de siembra correcta. Antes de colocarlas, hay que regar muy bien el sustrato, para que la tierra retenga humedad suficiente y la simiente pueda embeberla. Tras colocar las semillas se cubrirán, si así lo requiere la especie, con una capa de vermiculita. Es importante que el sustrato nunca se seque, por lo que será recomendable humedecerlo periódicamente con un vaporizador.

MATERIAL INDISPENSABLE

>> Recipientes y tierra. Los mejor es utilizar macetitas de fibra de coco, biodegradables y que se meten directamente en la tierra al transplantar. Como sustrato, merece la pena adquirir tierra especial para semilleros, más ligera y fina que la normal y que ayudará a que la planta crezca sin problemas.

>> Vermiculita. Es un mineral muy ligero que beneficia considerablemente el rendimiento del semillero. Por un lado, protege la tierra y evita que se enfríe o se seque demasiado. Por otro, cubre a la semilla en un momento tan delicado como la germinación. Basta con cubrir ligeramente la simiente.

>> Protección. Los semilleros pueden estar descubiertos dentro de un invernadero o bien contar con su propia tapa que los proteja. Es importante que estén a salvo del frío y del viento. Además, al estar en un recipiente, el sustrato tendrá mucho más calor. Hay que abrir cada día la tapa para que se airee. .

Etiquetas
Comentarios