Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

CURIOSIDADES DE JARDINERÍA

Arbustos de orgaza para recuperar los suelos aragoneses

Solo hay que verla crecer sobre escombreras, hasta llegar a cubrirlas. Poco a poco, va mejorando su suelo hasta que otras especies se animan a crecer en ellas. Incluye un vídeo explicativo

orgaza
Una orgaza, con sus hojas plateadas
Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

>> Buena amiga. Es casi imposible pasear por los alrededores de Zaragoza y no ver arbustos de orgaza (atriplex halimus). En otoño, la orgaza está repleta de miles de semillas enormemente fértiles que harán que la población de esta quinopodiácea aumente todavía más. Y eso es una muy buena noticia: esta planta, tan amante de los suelos calizos y salados es uno de los mayores aportes orgánicos que el suelo aragonés recibe cada año.

Cubre las escombreras

Su gran volumen (un arbusto puede tener un metro de alto por metro de ancho) hacen que al morir la planta la cantidad de fitomasa que llegue al terreno sea muy grande y ayude a mantener sana la tierra. Solo hay que verla crecer sobre escombreras, hasta llegar a cubrirlas. Poco a poco, va mejorando su suelo hasta que otras especies se animan a crecer en ellas. Otra de las bondades de la orgaza es su capacidad para retener sales del suelo y esto la convierte en una planta que arde con dificultad. Su introducción en zonas de alto riesgo de incendio sería muy positiva, pues haría que el fuego no se propagara con tanta facilidad.

La orgaza también puede cultivarse como planta ornamental. Mientras otras quinopodiáceas como la capitana muere en invierno, esta se mantiene perenne y sus hojas destacan por su color gris plateado, que deslumbra tras un chaparrón y destaca por su aspecto invernal cuando llegan las primeras escarchas. En caso de cultivarla en un jardín, conviene recordar su fertilidad y arrancar los brotes que vayan naciendo a su alrededor. Lo mejor es hacer con ella setos para aprovechar esa capacidad fértil de sus semillas.

Etiquetas
Comentarios