Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Las obras para transformar la avenida de Navarra en un gran paseo arbolado comenzarán a principios del año que viene

El primer tramo estará concluido un año después y reducirá los carriles de circulación a dos por sentido e incluirá zonas de descanso y un carril bici central 

"Un paso importantísimo" para cumplir con una "reivindicación histórica" de la avenida de Navarra. El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha definido este miércoles así el diseño de reforma integral del primer tramo de esta degradada calle, que ya está concluido y que contempla su transformación en un gran paseo arbolado con zonas de descanso, aceras más anchas, menos espacio para los coches y un carril bici central. Durante la presentación, el regidor no solo ha desgranado las bondades del plan, que ha calificado como "redondo", sino que también ha aprovechado para lanzar una promesa ante los vecinos que han acudido al acto. Este, ha dicho, no será uno de esos proyectos que se anuncian pero que terminan quedándose en el tintero. Y ha sido claro con los plazos: las obras comenzarán en el primer trimestre de 2022 y estarán concluidas un año después. Sin embargo, para poner fecha a las siguientes fases, de momento, habrá que esperar. 

En este primer tramo, los trabajos, que se enmarcan dentro de la denominada por el gobierno PP-Cs como Operación Calles, supondrán una inversión de casi 4,8 millones de euros. Se actuará en una superficie de 16.000 m2 entre la avenida de Madrid y el paseo de Calanda con el objetivo, en palabras de Azcón, de convertir "una carretera del siglo XX en un paseo arbolado del siglo XXI". Se trata de un diseño que se ha elaborado con la participación de las juntas de distrito de Delicias y La Almozara, además de las asociaciones vecinales, y que servirá para subsanar las grandes deficiencias de esta calle. Acabará con el mal estado de las aceras, que ha sido durante años su principal problema, ya que en su mayor parte están formadas por nada más que cemento y, con el paso del tiempo, se han arrasado de socavones y grietas que han acabado provocando más de una caída. 

Pero, principalmente, las obras supondrán un cambio de toda la morfología de la avenida, que pasará a ser "más tranquila, silenciosa, segura y amable para el peatón" y, según ha apuntado el alcalde, esperan que contribuyan a la "reactivación" de pequeño comercio. Los tres carriles por sentido que hay actualmente para la circulación del tráfico rodado pasarán a ser dos, mientras que el tamaño de las aceras, totalmente accesibles y libres de obstáculos, oscilará entre 4 y 6 metros de ancho. Estarán dotadas con una banda verde sobre la que se colocarán las zonas de descanso, con bancos, fuentes, espacios lúdicos y de encuentro vecinal y tramos ajardinados.

En este sentido, se prevé la plantación de 750 arbustos y flores y más de 80 árboles de especies diferentes. Se elegirán en función del emplazamiento y el sol que vayan a recibir, y se colocarán de forma que sirvan para integrar los contenedores de basura y hacer que, según ha explicado la jefa de proyectos de la sociedad municipal Ecociudad, Inma Subiri, queden más "ocultos" y no "afeen" la zona. 

La reforma será integral, tal y como ha recordado Subiri, y comenzará desde el subsuelo. Se renovarán más de 2,4 kilómetros de tuberías, entre ellas el colector principal de aguas residuales y las conducciones de fibrocemento de agua potable que ocasionan frecuentes roturas. Igualmente, se cambiarán todas las canalizaciones semafóricas, así como el alumbrado, que será de tecnología led, más eficiente, e incluirá farolas de unos seis metros de altura para iluminar la calzada y de cuatro metros para las aceras y demás espacios peatonales.

Pacificación del tráfico

Para los vehículos, se incorporarán medidas de pacificación del tráfico. En concreto, se eliminará el giro a la izquierda hacia Iriarte Reinoso en sentido entrada ciudad y las zonas de carga y descarga se trasladarán a las calles perpendiculares. De forma complementaria, se permitirá el giro a la izquierda hacia Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, para favorecer el desvío de los turismos de no residentes hacia la avenida de Ciudad de Soria. Además, se ampliará el número de pasos de peatones, lo que contribuirá a ralentizar la velocidad de los coches y a mejorar la seguridad vial. 

También se creará un carril bici segregado de doble sentido que discurrirá por el centro de la avenida y que conectará con los de la plaza de la Ciudadanía, el paseo de Calanda y la calle de Rioja. De hecho, se extenderá hasta este último punto a petición de los vecinos, a pesar de que el tramo queda fuera del ámbito de intervención de la primera fase. Como solución provisional, se empleará el carril izquierdo de circulación en sentido salida. 

Todos estos cambios, como ha remarcado el alcalde zaragozano, serán una realidad en el primer trimestre de 2023. Ahora, el proyecto quedará aprobado en los próximos días y tras el periodo de exposición pública se iniciará el proceso de adjudicación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión