Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza aprueba que las casas de juego estén a 300 metros de los centros juveniles 

El consejero municipal de Urbanismo asegura que todavía hay margen para poder alcanzar una unanimidad en torno a la distancia mínima, que algunos grupos ven insuficiente.

Un cliente entra en un salón de juegos en el que se marca el aforo que establece el decreto del Gobierno de Aragón.
Un cliente entra en un salón de juegos en Zaragoza
Toni Galán

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado inicialmente -con los votos de PP, Cs y Vox y la abstención de la izquierda- una modificación urbanística para impedir la instalación de locales de apuestas y juego a 300 metros de radio de lugares donde se desarrollan actividades para niños o jóvenes.

En defensa del expediente, el consejero municipal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha reconocido que, pese a que esta actividad está regulada por el Gobierno de Aragón, el Consistorio tiene a su disposición el planeamiento urbanístico.

Ha recordado también que se trata únicamente de una aprobación inicial y que, por tanto, todavía hay margen para poder alcanzar una unanimidad en torno a la distancia mínima, que algunos grupos ven insuficiente.

En este sentido, ha indicado que se ha optado por los 300 metros porque es la misma distancia que contempla el anteproyecto de ley que tramita las Cortes de Aragón y es acorde a la experiencia en otras ciudades españolas.

Por tanto, ha subrayado que están "a tiempo de rectificar" en torno a esta cuestión, aunque ha resaltado que esta distancia radial de 300 metros, según los técnicos de Urbanismo, va a suponer la "práctica imposibilidad" de la implantación de nuevas casas de apuesta, en especial en aquellos barrios de la ciudad en los que más "en jaque" está la salud de los jóvenes más desfavorecidos.

Frente a ello, el concejal socialista Horacio Royo ha tildado el expediente de "monumento al cinismo" ya que, solo tres meses después, el consejero ha decidido pasar de los 1.000 metros a los 300 sin que medie ninguna explicación.

Ha asegurado no tener "ni idea" de cuál debe ser la distancia mínima fijada, pero ha pedido a Serrano que no les haga ser "cómplices" de "querer ponerse el primero en la foto".

El portavoz de ZeC, Pedro Santisteve, ha reiterado que el juego es un problema de salud pública que afecta sobre todo a jóvenes de clase trabajadora, precarios o con problemas de paro, y que habrá que debatir cómo se comportará el Ayuntamiento con los locales ya existentes.

Desde Podemos-Equo, Fernando Rivarés ha admitido que la propuesta es "muy buena", pero se ha abstenido porque cree que la distancia mínima debería ser de 1.000 metros, como dicen diferentes estudios de asociaciones y expertos en la materia.

De hecho, ha añadido que en la formación morada aún aspiran a que esa cifra cambie en la aprobación definitiva y que los 300 metros se conviertan "en 1.000 u 800" y hacer "prácticamente imposible" que venga ninguna casa de apuesta más a Zaragoza, especialmente a barrios como Delicias o Las Fuentes, que están "llenos de este horror"

Por su parte, el portavoz de Vox, Julio Calvo, ha dado su voto afirmativo y ha defendido que las normas que afectan a la libertad de empresa sean uniformes en todo el territorio nacional porque, si le dan miedo las "taifas" autonómicas, "mucho más el cantonalismo municipal". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión