Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Las campanas tocan por la despoblación

Durante cinco minutos, las campanas de Zaragoza, y de muchos puntos de Aragón y de España se han hecho oír para denunciar las dificultades que atraviesa la España vaciada.

Un buen cura podía contribuir a amansar las desavenencias en su pueblo.

"Este es un toque especial por la despoblación. Está grabado, pero lo que cuenta es que suene bien alto". Quien habla así es Carlos Domingo, voluntario de la parroquia de San Felipe de Zaragoza, que cinco minutos antes de las doce abría una de las puertecillas del templo, cerca de la de entrada, para activar el sonido de las campanas.

Este miércoles, las campanas de Zaragoza han repicado al unísono durante cinco minutos respondiendo a la invitación del arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano, como signo de solidaridad con las plataformas sociales que denuncian la situación de la España vaciada.

Una acción que se ha repetido en muchas iglesias aragonesas y de España. En las menos el volteo habrá sido manual. Pero todo cuenta para recordar que hace hoy dos años la España vaciada se hacía visible en Madrid con una manifestación multitudinaria y muchas de sus reivindicaciones siguen hoy sin atenderse.

En la iglesia de San Felipe el toque, que se ha prolongado durante cinco minutos, coincidía con la entrada en el templo de personas que se acercaban a contemplar los seis pasos de Semana Santa que están expuestos estos días. Mientras, las terrazas de la plaza estaban a rebosar. Entre las conversaciones se colaban los repiques, pero muy pocos sabían a qué se debían. "¿Es por la Semana Santa, no? Si es por la despoblación, mejor, pero lo que hace falta son inversiones en más servicios de todo tipo para que los pueblos de verdad tengan vida todo el año", decía Carlos González, con un café delante.

De esta forma, la Archidiócesis de Zaragoza se ha sumado al toque de campanas convocado en toda España para visibilizar el problema de la despoblación en el mundo rural, coincidiendo con el segundo aniversario de la multitudinaria manifestación que el 31 de marzo de 2019 recorrió las calles de Madrid.

Monseñor Carlos Escribano recordaba que sigue “muy vigente” la carta pastoral ‘Nazaret era un pueblo pequeño’, publicada por los obispos de las seis diócesis aragonesas en diciembre de 2019, sobre la Iglesia en Aragón al servicio del mundo rural.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión