Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales en zaragoza

Absuelto un zaragozano al que una mujer acusó de violación al creerse embarazada

La juez destaca las "serias inconsistencias" de la denunciante, que siguió practicando sexo con el investigado el mes y medio posterior a la supuesta agresión sexual. El hombre pasó una noche en el calabozo y se jugaba 4 años de prisión.

Los accesos a la Ciudad de la Justicia de Zaragoza estaban ayer prácticamente desiertos.
Los accesos a la Ciudad de la Justicia de Zaragoza estaban ayer prácticamente desiertos.
José Miguel Marco

La denuncia por violación formulada por una mujer con la que había quedado varias veces le costó a José Manuel A. B., de 42 años, una noche en el calabozo, ya que ella dijo que eran pareja y el caso se tramitó como violencia de género, lo que acarrea una detención automática. Pero el castigo podría haber sido mucho más importante, ya que el hombre acabó en el banquillo y el abogado de la supuesta víctima pidió para él 4 años de prisión. Sin embargo, la titular del Juzgado de lo Penal número 9 de Zaragoza acaba de absolver al encausado al apreciar «serias inconsistencias» en el relato de la denunciante, que «sorpresivamente» se desdijo en el juicio de muchas de las cosas que declaró en su día ante la Policía.

El investigado nunca negó que conociera a la mujer, pero explicó  que no eran pareja y solo quedaban de vez en cuando para practicar sexo, algo que también terminó admitiendo la denunciante. El hombre aseguró además que fueron siempre relaciones consentidas y que jamás la obligó o presionó para que se acostara con él. Y aunque la denunciante mantenía que la violación se produjo el 22 de diciembre de 2019 en la vivienda del acusado, este dijo en la vista que ese día ni siquiera se vieron.

Convencido de la versión de su cliente, el abogado de la defensa, Cristian Monclús, solicitó al juez de instrucción que investigara si la mujer realmente había estado en la casa del acusado el día de los hechos. Para ello, el magistrado solicitó a su compañía telefónica el geoposicionamiento de su móvil aquella noche. Y los resultados de la prueba ya pusieron sobre aviso a la Fiscalía, que finalmente no presentó cargos contra el hombre. Porque aunque las antenas telefónicas dejaron entrever que la mujer había merodeado por los alrededores del piso de José Manuel A. B., parece que no demostraron que permaneciera allí durmiendo junto al presunto agresor hasta las 5 de la mañana, dato que ella misma facilitó.

En cualquier caso, la mujer logró llevar a juicio al investigado, para el que la juez sentencia ahora que solo cabe la absolución. En su resolución, enumera antes una por una las hasta ocho serias razones que le llevan a no considerar probada la violación, ni los abusos sexuales, que de forma subsidiaria pedía la acusación particular.

Más allá de que la supuesta víctima acabara reconociendo en la vista que no eran pareja, sino que solo practicaban sexo, la magistrada no considera lógico que la mujer dijera que siguieron viéndose y acostándose juntos de forma voluntaria después de la agresión sexual. Porque así dice que lo hizo durante mes y medio, hasta que en febrero decidió presentar la denuncia. La denunciante también atribuyó su comportamiento psicológicamente inestable a los hechos denunciados, cuando nada contó sobre ellos a los forenses que la vieron y que concluyeron que su conducta obedecía a otros factores: entre otros, la ruptura con su anterior pareja. Destaca también la sentencia que la denuncia no se presentara hasta el momento en que la mujer sospechó que podía estar embarazada..

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión