Despliega el menú
Zaragoza

educación

Miles de personas se manifiestan en Zaragoza en defensa de la enseñanza concertada y la libertad de elección

Más de mil vehículos han partido este domingo del Campus Río Ebro para recorrer la ciudad y clamar contra la ley Celaá

La enseñanza concertada saca músculo en las calles de Zaragoza. Centenares de familias están protagonizando una multitudinaria manifestación para clamar en contra de la tramitación de la Lomloe, también conocida ya como ley Celaá y, sobre todo, en defensa de la libertad de elección. El recorrido ha comenzado en el Campus Río Ebro, donde los organizadores del acto han leído un manifiesto en el que demandan la "protección y continuidad de la pluralidad democrática" del sistema educativo. Al acto, impulsado por la plataforma 'Más plurales', han acudido tanto familias como personal docente y demás trabajadores, que buscan hacer oír sus reivindicaciones a través de un extenso recorrido en coche por las calles de la ciudad. Los organizadores han cifrado la asistencia en aproximadamente 3.000 vehículos

El acto ha sido convocado tanto por asociaciones de padres y madres como de la comunidad educativa del sector, que aglutina a 110 centros en toda la Comunidad y da trabajo a unos 5.300 empleados (el 70% en la capital). El recorrido ha comenzado a las 11.00, pero una hora antes ya han empezado a llegar los participantes al aparcamiento del campus universitario. Allí se han encargado, entre niños, jóvenes y adultos, de preparar los coches para la particular ocasión, con globos y lazos de color calabaza -el de la enseñanza concertada- y con banderas, carteles y pancartas que piden la paralización de la nueva ley. 

Todos reivindicaban el derecho a elegir. Era el caso, por ejemplo, de Adrián Artal que tiene claro que quiere que sus hijos Elisa y Álvaro, todavía de muy corta edad, pasen toda su etapa académica aprendiendo en la concertada. "Es donde hemos estudiado nosotros y creemos que es una educación ejemplar, con nociones básicas de religión y con valores", defendía este padre, que desde el aparcamiento, a la espera de comenzar la marcha, exigía mantener la posibilidad de "decidir". Solo unos metros más allá, se pronunciaba de forma contundente Marta Mañero, que tras ayudar a sus hijos, Pilar y Juan, a pegar con celo una pancarta en la luna trasera del vehículo, directamente definía la ley Celaá como "nefasta". "Como padres necesitamos poder elegir el colegio al que van nuestros hijos según sus ideales y valores, esta ley lo que hace es anularnos", sentenciaba. 

Unos 2.000 coches han salido del parque del CPS en Zaragoza para sumarse a la marcha en defensa de la enseñanza concertada

Entre los manifestantes había casos de todo tipo, no solo padres, sino también multitud de docentes. El caso de Elena Arrufat era doble, pues trabaja en un centro concertado y sus hijos también asisten a uno. Igual que su marido, Sergio Pardo, consideraba que el texto del Ministerio de Educación es "injusto y arbitrario". "Respetamos todo tipo de enseñanza y por eso mismo queremos que también se respete la nuestra", apuntaba desde el vehículo ella, que defendía que la lengua castellana sea la vehicular y que se respalde la educación especial. "La enseñanza concertada tiene los valores que nos convencen", señalaba él. Un rato después, otra trabajadora, Cristina Montero, era una buena muestra de la diversidad de opciones: "Mi hija estudia en la pública pero yo trabajo en la concertada y defiendo el derecho a decidir"

Según apuntan los organizadores, la capacidad del aparcamiento es de 1.600 vehículos, pero cuando se ha iniciado el recorrido todavía continuaban llegando nuevos automóviles, por lo que, aunque aún es pronto para dar una cifra certera, el número de participantes podría rondar las 4.000 personas. De hecho, a su paso por las diferentes zonas de la ciudad han llegado a provocar numerosas retenciones, como en la calle de Valle de Broto, en el barrio del Arrabal, donde el resto de conductores han tenido que pasar largo rato en un considerable atasco.

A su llegada a la plaza de Basilio Paraíso, justo donde los coches han dado media vuelta para volver al lugar de origen -allí, en la glorieta de Óscar Laínez, se ha disgregado-, han captado la atención de paseantes y de numerosos simpatizantes, que han aplaudido e incluso coreado algunos de sus lemas. Lo mismo ha ocurrido en el puente de La Almozara, la plaza de Europa y el paseo de María Agustín, donde han sido ampliamente ovacionados por multitud de curiosos.

Placeholder mam module
Así les hemos contado las manifestaciones en defensa de la educación concertada
Etiquetas
Comentarios