Despliega el menú
Zaragoza

dIPUTACIÓN PROVINCIAL DE ZARAGOZA

Un problema informático impide pagar las nóminas de noviembre en la DPZ

La institución confía en solventarlo antes del puente tras cotejar los importes para lograr la aprobación de la Intervención. Comisiones Obreras responsabiliza al presidente y del diputado de Personal y pide su dimisión.

Juan Antonio Sánchez Quero.
El presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero.
Fabian Simon

Un problema surgido con el cambio del programa informático con el que la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) pagaba sus nóminas a sus más de 700 empleados y diputados impide abonar los 2,2 millones de euros del salario de noviembre. No obstante, sí se han abonado los atrasos aún pendientes de noviembre y diciembre de 2018, que ascendían a 350.000 euros.

La DPZ utilizaba un programa "obsoleto" de los años 90 y contrató el diseño de uno nuevo que "impide cometer fallos", pero el contratiempo ha surgido a la hora de fiscalizar el gasto. Con el cambio han surgido "pequeñas variaciones" entre las nóminas de octubre y noviembre, por lo que la Intervención no puede dar su visto bueno porque, según fuentes oficiales de la institución, "ya no son directamente comparables".

Como solución, Personal está cotejando una por una las más de 700 nóminas de ambos meses para poder justificar las variaciones ante la Intervención y evitar así que ponga reparos legales. Una vez solventada la incidencia, la DPZ confía en pagar este jueves las nóminas, abonar en torno al día 12 las subidas salariales atrasadas de este año, que suponen otros 700.000 euros, y diez días después, la doble nómina de diciembre, que asciende a unos 4,4 millones.

Desde la sección sindical de Comisiones Obreras se critica desde el martes la «incompetencia» del presidente, el socialista Juan Antonio Sánchez Quero, y del diputado delegado de Personal, José Carlos Tirado, de los que han solicitado este miércoles su dimisión. “Son unos incapaces e incompetentes y los únicos responsables de todo el problema y de haber sometido a una presión extrema a los trabajadores”, indica en un comunicado .

El sindicato critica que la institución pretenda “hacer creer” que es un problema informático cuando todo surge por la no sustitución del informático que se encargaba del programa de nóminas hasta hace un año y el "retraso" en la contratación del nuevo sistema de gestión. “El presidente fue en su día diputado de Nuevas Tecnologías y sabía perfectamente que el único técnico que llevaba el programa de nóminas se jubilaba y no quisieron buscar una solución que evitara llegar a esta situación que ya preveíamos desde el primer momento”, apunta.

UGT también ha tomado postura un día después ante la preocupación de la plantilla, respaldando a los trabajadores de Personal e Informática y adelantando que exigirán en la próxima Mesa General que la Corporación “rinda las debidas cuentas”.

Etiquetas
Comentarios