Despliega el menú
Zaragoza

movilidad urbana

Guillermo Ríos: "Buscamos nuevas conexiones de bus que no pasen por el centro"

El nuevo director de Avanza en Zaragoza apuesta por nuevas líneas entre los barrios y defiende, pese a la críticas, la fiabilidad de la flota.

ARAGON DIRECTOR DE AVANZA ZARAGOZA GUILLERMO RIOS / 03-10-2019 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
Guillermo Ríos, director de Avanza en Zaragoza, junto a uno de los cuatro nuevos buses eléctricos.
Aránzazu Navarro

Lleva en Zaragoza desde abril. ¿Qué impresión le ha causado la movilidad de la ciudad?

El transporte público tiene un nivel muy alto. El autobús y el tranvía vertebran la ciudad, y en concreto el bus tiene un ratio de 129 viajes por habitante, por encima de Barcelona, Valencia, Sevilla...

¿Está la ciudad lista para los retos de la movilidad del futuro?

Tenemos que buscar la eficiencia medioambiental y de gestión del espacio urbano. En este sentido, el transporte público debe tener capacidad de adaptación, ser flexible, y entender los cambios que se producen en la movilidad y en la sociedad, que llegan muy rápidos.

Entre esos cambios están los patinetes. ¿Están afectando estos nuevos modos al servicio de bus?

No, son sistemas con capacidades diferentes y complementarios.

El Ayuntamiento apuesta por una reordenación de líneas para cubrir el eje este-oeste. ¿Tienen ya alguna propuesta?

Se está estudiando toda la movilidad, tanto de ese eje como otros flujos. Lo importante es que las líneas que se propongan resuelvan necesidades y, si es posible, que se creen nuevas relaciones de movilidad que a día de hoy no están cubiertas.

¿Por ejemplo?

Buscamos nuevas conexiones más transversales, que no necesariamente tengan que pasar por el centro. Estudiamos dónde se generan viajes y a dónde van, y hay puntos que no están en zonas céntricas que ya son origen y destino. Tenemos que ser capaces de detectar esas conexiones que no son obvias pero sí existen.

¿Por qué ha fracasado la prioridad semafórica del bus en el paseo de Sagasta?

Una ciudad es una red con muchas variables y la prioridad semafórica puede funcionar mejor o peor en determinadas calles. Hay que contemplar la ciudad como un conjunto. Soluciones puntuales a veces no mejoran la red.

Pero se está intentando en la plaza de Paraíso.

Se están haciendo pruebas para ver cómo afecta al tranvía y al bus. Se llegará al mejor punto de coordinación entre ambas. En cualquier caso, la prioridad semafórica es un elemento, pero también hay otras vías, como el carril bus.

¿Se van a instalar más?

Nosotros proponemos pero el Ayuntamiento tiene una visión mas general de la ciudad y tiene que ver dónde es mejor aplicarlo.

¿Es partidario de compartir el carril bus con motos o bicicletas?

En alguna ciudad donde Avanza opera se han alcanzado acuerdos de colaboración para lograr un entendimiento mutuo entre los conductores y los ciclistas. El problema es que son dos vehículos muy diferentes, se pueden generar conflictos y ralentizar el transporte en el autobús de una manera innecesaria.

El anterior gobierno planteó la posibilidad de acceder al bus por cualquier puerta. ¿Es una idea descartada?

Nosotros lo desaconsejamos. El autobús tiene las características que tiene y recomendamos que se acceda por la delantera. A lo mejor es posible con plataformas reservadas donde haces un pago previo a acceder, pero si no, no creo que sea muy eficaz.

¿Habría más riesgo de fraude?

Zaragoza no destaca por un alto nivel de fraude. Es más una cuestión de orden. Hay que tener en cuenta el volumen de personas que entran en un autobús. El flujo de entrada por la puerta delantera y salida por la central y trasera es más eficiente.

El Ayuntamiento estudia una subida del precio del bus, no más del IPC. ¿Están ajustadas las tarifas en la capital aragonesa?

En términos relativos es parecido a otras ciudades. En el transporte público no hay que tomar de referencia el billete sencillo, que en Zaragoza solo supone el 8% de los viajes. En cualquier caso, el servicio es de calidad, aporta mucho a la ciudad, y sus usuarios también, por eso el Ayuntamiento asume una parte importante del viaje.

¿Cómo están funcionando los primeros cuatro buses eléctricos recién estrenados?

Las sensaciones son buenas desde el punto de vista operativo, pero ahora hay que ver cómo evoluciona la fiabilidad, observar si están al mismo nivel que los híbridos, que es una tecnología contrastada. Hay que esperar un poco.

¿Temen que no estén a la altura?

Con los eléctricos buscamos un buen impacto medioambiental, pero es imprescindible la fiabilidad del servicio, que a día de hoy está por encima del 99%, es un nivel alto. Y en cuanto a la puntualidad, estamos por encima del 92%. Tenemos que llegar a ese equilibrio de operación.

Los trabajadores, en cambio, denuncian la falta de mantenimiento de la flota y las averías.

Tenemos un equipo de mantenimiento muy importante, con gran compromiso. El nivel de fiabilidad es un reflejo claro de que el mantenimiento es bueno y correcto. Somos conscientes de que surgen áreas de mejora y siempre estamos atentos a aprender. Pero hay que tener en cuenta que al día estamos haciendo mas de 4.000 horas de servicio, 55.000 kilómetros, y el índice de averías que afecta al usuario es mínimo.

Una avería en el tranvía hace dos semanas puso en jaque a la ciudad. ¿Hay buena coordinación entre ambos medios?

Creo que reaccionamos bien. Participamos en la sociedad del tranvía, somos el 70% de la operadora, por tanto la comunicación es fluida. Este incidente ocurrió de noche y tuvimos el músculo suficiente para solventar la incidencia. Se pusieron más servicios de los que establece el plan.

Por primera vez en años no hay amenaza de huelga en el bus o el tranvía para el Pilar. ¿Cómo será su relación con la plantilla?

Tengo la intención de mirar hacia adelante. El conflicto laboral no le gusta a nadie. Nuestro objetivo es crear el entorno y las condiciones necesarias en la empresa de modo que, ante aquellas discrepancias que surjan, tengamos todos la madurez profesional de resolverlo sin ese conflicto.

Etiquetas
Comentarios