Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Versicos por Movera

La iniciativa ha llenado los pasos de cebra del barrio rural de poesía, desde 2013, participan los alumnos de 5º y 6º de primaria del colegio Maestro Don Pedro Orós.

Desde el pasado 14 de junio, quienes pasean por el centro de Movera pueden encontrarse con un ‘Viviré hasta en tus ojos perdidos’, toparse con un ‘Soy guitarra sin cuerda, soy silencio’ o poner los pies sobre ‘El mundo es capaz de quemar la tristeza’ mientras esperan a cruzar la calle. Desde ese día, una docena de versos escritos por niños de 5º y 6º de primaria del colegio Maestro Don Pedro Orós de Movera lucen junto a los pasos de cebra de la plaza Mayor del barrio rural.

La acción callejera, que tiene el sello del proyecto ‘Versicos’, ha nacido con el ánimo de traspasar las paredes de las clases y acercar la poesía a los vecinos. “Nos dimos cuenta de que ‘Versicos’, siempre había estado enmarcado dentro de las aulas y queríamos contagiar al resto de la comunidad educativa y al barrio. Al final, no todo el mundo tiene acceso a los libros que editamos cada año o que colgamos en internet”, explica Francho Lafuente, uno de los impulsores.

El proyecto ‘Versicos’ nació en 2013 de la mano del propio Lafuente y de Jesús Guallar, ambos profesores del ciclo de quinto y sexto de primaria. A través de canciones de rock, comenzaron a componer poemas con los alumnos y a darle impulso a la creatividad literaria de forma alternativa y rompedora. A lo largo de su historia, más de un centenar de pequeños han colaborado. Como novedad, este año parte del proyecto se ha extendido a alumnos todavía más pequeños. “Carlos García, compañero de infantil, siempre ha querido colaborar con ‘Versicos’, pero sus alumnos –cinco niñas de cuatro años- eran muy pequeños”, apunta Lafuente. Finalmente dieron con el modo de que las alumnas pudieran participar: fueron las encargadas de ilustrar los poemas que aparecen en el último libro editado.

Además, para añadir un extra de emoción a la iniciativa, alumnos y docentes se plantearon el reto de hacer llegar sus poemas a personajes famosos para que se grabaran recitándolos. Y, pese a que comenzó como un desafío sin pretensiones, los pequeños poetas de Movera ya han conseguido que figuras como Dani Mateo, Paula Ortiz, el Gran Wyoming o Fernado Esteso hayan puesto voz a sus creaciones.

Hoy, seis años después de la gestación del proyecto, 12 versos seleccionados de entre los centenares de versos que han creado a lo largo de este tiempo lucen en las calles del barrio, donde han generado una gran expectación. “Los niños están muy contentos con el resultado. Están todos los poemas firmados por ‘Versicos’, pero hay alumnos que reconocen alguno de sus versos. Están muy orgullosos, se sienten parte de un todo”, asegura Lafuente. Tampoco han pasado desapercibidos para los vecinos, que se paran a leerlos e incluso a fotografiarlos, ni para otros colegios, que ya se han puesto en contacto con los impulsores interesados en conocer más acerca del proyecto.

Para poder llevar a cabo la estampa de los versos, los docentes tuvieron que solicitar información y permisos a la Junta Vecinal de Movera, dependiente del Ayuntamiento de Zaragoza. “Tanto a la secretaria, Laura Vitaller como a Esperanza Calvano, la alcaldesa, les pareció una idea excepcional y nos dieron su aprobación”, explica Lafuente. Los alumnos se encargaron de elaborar las plantillas en las clases de plástica y, una vez acabadas, el área de Movilidad Urbana del Ayuntamiento de Zaragoza procedió a su pintado.

En un principio, Lafuente y sus compañeros barajaron colocarlos en todos los pasos de cebra de Movera, pero como dentro de no mucho se llevarán a cabo unas obras en la avenida que obligarán a levantar el asfaltado, decidieron colocarlos en los seis pasos de cebra que hay en la plaza, el verdadero ‘ágora’ del barrio. “Es una iniciativa sencilla pero potente”, reconoce el docente. Y además de potente, será también duradera, ya que las pinturas no tienen fecha de caducidad. Permanecerán en las calles de Movera hasta que la lluvia, el paso del tiempo y las huellas de sus habitantes lo permitan.

Etiquetas
Comentarios