Despliega el menú
Zaragoza

Heraldo Saludable

entrevista

Paloma González: "Tendríamos que saber envejecer con dignidad y con orgullo"

Al frente de la Sociedad Aragonesa de Geriatría y Gerontología, preside también el congreso nacional que se está celebrando en Zaragoza.

Paloma González, presidenta del congreso de la SEGG.
Paloma González, presidenta del congreso de la SEGG.
Guillermo Mestre

‘Cada vez más mayores. La vejez en positivo’ es el lema del 61 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología que se celebra estos días en Zaragoza. Pero, dígame, ¿no son ustedes demasiado optimistas?

Sí, pero el tema está elegido a propósito. Cada vez hay más gente mayor que incluso alcanza edades centenarias. Y esto, más que a los avances médicos, se debe a las mejoras sociales. Vamos a vivir más y mejor. Y esta es una expectativa que debemos abordar como un reto y una oportunidad. Tenemos la obligación de llegar a la opinión pública para que se dé cuenta de que las personas ancianas no son ni inútiles ni tristes. Necesitan ayuda, sí, pero un joven de 20 años también la necesita. Se trata de ver qué aspectos positivos tiene el envejecimiento y de posibilitar que los mayores colaboren en la sociedad como personas activas. ¡Todos queremos llegar a viejos!

La nuestra es la lucha contra el envejecimiento y, como usted dice, viviremos más, sí, pero, ¿en qué condiciones?

No hace falta correr tanto. Mis padres, por ejemplo, no van a envejecer como mis abuelos y ojalá yo no envejezca ni como ellos ni como mis padres, y espero que mis hijos envejezcan mejor que yo.

Si nadie lo remedia, en menos de una década España, y Aragón más, será un ‘país para viejos’. ¿Estamos preparados para ese cambio de mentalidad?

Tendremos que estarlo. O nos ponemos las pilas, y no parece que estemos por la labor, o vamos a tener que revisar nuestras políticas de inmigración y permitir que sea otra población la que rejuvenezca el país. Pero, lo que sí está claro es que debemos quitarnos de la cabeza –y esto es muy importante– la idea de que tenemos que luchar contra el envejecimiento. Tenemos que luchar para que ese envejecimiento sea con calidad de vida, satisfactorio, con dignidad y con orgullo.

¿Y qué significa para usted envejecer con dignidad?

Todo lo que se hace con dignidad, da lo mismo que sea envejecer, trabajar, vivir o morir, es aquello que haces a la medida de tu voluntad. Envejecer con dignidad es envejecer de la manera que tú crees que tienes que envejecer.

Desde luego, la suya sí que es una profesión con futuro. Tendrá gran demanda entre los jóvenes.

Pues no. La asignatura de Geriatría no se imparte en Medicina, sigue siendo una especialidad desconocida. Además, el envejecimiento, el final de la vida... son temas que producen rechazo. Lo paradójico es que, después, las consultas de esos jóvenes médicos terminan llenas de viejos.

Este sábado, se celebra el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez...

En esta sociedad del disfrute inmediato y de la estética, el anciano molesta, pero, a la vez, es necesario. La crisis económica ha hecho que muchas familias dependan de su pensión. Y, aunque parezca un contrasentido, el maltrato al anciano puede estar condicionado, precisamente, por esa dependencia que se tiene de él.

Hay ancianos que mueren solos en sus casas...

Sí, la soledad no deseada es un grave problema. La sociedad está cambiando y es fácil echarle la culpa a la incorporación de la mujer al mundo laboral. Pero el cambio social que necesitamos pasa porque hombres y mujeres asumamos que el cuidado de nuestros mayores y de los hijos recae en todos, no solo en las mujeres. Además, hay maneras de luchar contra esa soledad y de controlarla.

Díganos cómo, por favor.

En Zaragoza funcionan muy bien las asociaciones de vecinos, ejemplo que se ha extendido al resto de Aragón. A través de los comercios detectan qué parroquianos habituales faltan y se dan aviso unos a otros. Y tenemos algo muy valioso: el Sistema Público de Salud. Todo el mundo tiene un médico de cabecera y una enfermera de atención primaria; y esta es otra manera de controlar esas situaciones de nuestros mayores solos y de estar pendientes de ellos.

Etiquetas
Comentarios