Despliega el menú
Zaragoza

comunidad de calatayud

El pequeño taller artesano de Terrer del que salen decenas de gigantes y cabezudos

José M.ª Sánchez crea desde 2013 replicas infantiles y repara y da vida a los que van en las comparsas. El siguiente proyecto que tiene en mente: juguetes de goma.

El joven José M.ª Sánchez, en su taller de Terrer, donde elabora los cabezudos.
El joven José M.ª Sánchez, en su taller de Terrer, donde elabora los cabezudos.
Macipe

Encima de un banco de trabajo descansa una cabeza en arcilla todavía por acabar: será parte de un gigante de tamaño infantil personalizado. Es uno de los últimos encargos que elabora José M.ª Sánchez en su taller de Terrer, un bilbilitano de 28 años que en 2013 se embarcó en un proyecto para crear una empresa de artesanía de la que salen tanto replicas infantiles como las figuras que forman parte de las comparsas de gigantes y cabezudos.

"Estaba en paro, salió la tarifa plana para autónomos de 50 euros y decidí probar sin pensármelo mucho", explica con el mono de faena puesto y mientras se sienta frente a una de sus últimas creaciones. "Siempre me había gustado todo lo relacionado con hacer de forma artesanal gigantes, cabezudos, carrozas", indica Sánchez, que reconoce tener una formación autodidacta.

Entre sus primeros encargos, lo que hoy es su principal línea de trabajo, están los cabezudos infantiles. "El Morico es la estrella, luego en Calatayud se lleva mucho el Lobo o el Payaso", detalla. "Para los pequeños, el ‘boom’ llega en Navidad, aunque también hago para cumpleaños o comuniones. He mandado prácticamente a todo Aragón, sobre todo para Zaragoza y Calatayud, aunque también he llegado a mandar a Canarias y ahora tengo pendientes tres gigantes infantiles", explica, a la vez que asume la importancia de estar en Facebook o Instagram.

También en sus primeras creaciones contribuyó el Ayuntamiento de Calatayud, al derivarle varios encargos. "Entre los primeros estuvieron los gigantes que representan a los marqueses de Linares de la Comparsa", asegura. A ellos les siguieron las carrozas de los Reyes Magos, los enanos sogueros o la figura del Rey de Gallos. "Fue algo que me ayudo a ir saliendo, ahora ya trabajo para muchos más sitios", apunta.

Así, además de restaurar un gigante de Haro (La Rioja), en su taller han pasado para un proceso de recuperación varios integrantes de la comparsa de Borja. "Es más complejo que hacerlos de cero", confiesa. Algunos de los de nueva factura, sobre todo cabezudos, ya corren en las calles de Zuera, Ontinar de Salz, Alagón y Soria.

El proceso de fabricación, que dura entre uno y tres meses, pasa por modelar tomando como referencia las fotos que quieran los interesados, lo más laborioso. De ahí se hace un molde de escayola, se desmolda y se reproduce en fibra de vidrio. "Lo último es plastecer, lijar, dar imprimación y pintar", concluye Sánchez.

Entre los proyectos más recientes ha estado el de convertir a dos miembros de la comparsa bilbilitana en juguetes de goma, para lo que recibió la autorización del Consistorio de Calatayud. Con la imagen de los personajes originales tuvo que hacer un trabajo de modelaje y pintado para reproducir las figuras a escala.

Etiquetas
Comentarios