Zaragoza

zaragoza

Sacar la basura, toda una aventura para algunos vecinos de Montañana

Los dos depósitos que hay entre los números 700 y 800 de la avenida de Montañana están rodeados de la maleza que ha crecido tras las abundantes lluvias de la primavera.

contenedores en Montañana
La vegetación que ha crecido en las últimas semanas dificulta el acceso a estos dos contenedores
Heraldo

Sacar la basura es, a priori, un gesto que no entraña mayor dificultad. Aunque eso sí, depende del lugar de residencia de cada uno y de donde estén ubicados los contenedores más cercanos. Para algunos vecinos del barrio rural de Montañana, esta acción cotidiana se ha convertido, desde hace unas semanas, en toda una aventura. Y es que las abundantes lluvias de esta primavera y la falta de mantenimiento en las cunetas ha propiciado que la maleza crezca alrededor dos depósitos cuyo acceso es tarea complicada.

Se trata de los contenedores, uno de restos orgánicos y otro de plástico, ubicados a la altura del número 761 de la avenida de Montañana, en un terreno de tierra que hay junto a la carretera. “Si tienes miedo a los bichos, mal”, bromea uno de los vecinos afectados, que ante la falta de actuaciones ha decidido dar difusión al problema a través de una publicación en las redes sociales.

Quienes por cercanía tienen que utilizar estos contenedores para tirar sus desperdicios se encuentran con que las malas hierbas llegan hasta la cintura de un adulto, lo que ocasiona ciertas molestias a los residentes. “Cuando sales de ahí te empiezan a picar las piernas, más ahora, que se empieza a llevar pantalón corto”, señala el vecino, que asegura que no se trata de una situación nueva, sino que se repite año tras año. “Los contenedores siempre han estado puestos ahí y cuando empieza la primavera, de cara al verano, pasa esto”, apunta.

El propio paso de los vecinos ha creado una especie de “senda” para llegar hasta los contenedores, pero este residente reclama una solución definitiva para este problema que “no es ni medio normal” y que ya ha llegado a oídos de la Asociación de Vecinos Urdán de Montañana. “Es una queja común”, señala Daniel Usón, presidente del colectivo. Según él, el problema se debe, además de a las lluvias, a un conflicto de competencias entre las administraciones. “La carretera pertenece a la DGA y la limpieza de las cunetas no se hace con toda la ligereza con la que se debería hacer”, afirma.

contenedores en montañana
La vegetación que ha crecido en las últimas semanas dificulta el acceso a estos dos contenedores
Heraldo

Otro de los inconvenientes con el que se encuentran los vecinos de esta zona es que uno de los contenedores, el de restos orgánicos, está roto desde hace más de ocho meses. La palanca que se acciona con el pie para poder abrir la tapa no funciona, y quienes tienen que introducir sus bolsas ahí tienen que hacerlo levantándola a peso. “Si eres joven o o tienes cierta fuerza no hay problema, pero hay gente mayor que no puede hacerlo”, señala uno de los afectados.

Este vecino ha llegado a hablar con los operarios que recogen los residuos, aunque la solución todavía no ha llegado ni por este cauce ni por los habituales. “Como nadie nos hacía caso escribí dos correos a la Oficina de Atención al Ciudadano Zaragoza Limpia, una a principios de noviembre de 2018 y otra a finales de ese mismo mes”, explica el vecino, que por el momento, no ha recibido ningún tipo de contestación. A la espera de que llegue el nuevo contenedor, los residentes colocan un palo para sujetar la tapa y mantenerla abierta, aunque se trata de un apaño improvisado y que tan solo dura hasta que el camión de basura inicia su recogida.

Además, dado que solo tienen contenedores para dos tipos de residuos, los vecinos de esta zona tampoco pueden reciclar. No hay ni rastro del de cartón ni tampoco del de vidrio, porque los más cercanos están a aproximadamente un kilómetro. “O nos vamos hasta ahí o aquí no podemos reciclar. No tiene sentido separar las cosas en casa para después tirarlas en el mismo contenedor”, lamenta uno de los afectados.

La asociación también conoce esta demanda, pero aseguran que los responsables de colocar estos depósitos alegan que la dispersión de la población y la propia configuración del barrio dificulta su ubicación. Lo que sí reclama el colectivo vecinal es la adecuación de varios tramos de la carretera que discurre por el barrio, ya que en muchos de ellos ni siquiera hay un espacio habilitado para que caminen los peatones. “De las aceras nos han dicho que nos olvidemos, pero un arcén reglamentario sería necesario, porque los vecinos caminan invadiendo la calzada y jugándose el pellejo”, señala Usón. Además, denuncian que cuando llueve se forman grandes charcos porque no hay red de alcantarillado y que muchos conductores no respetan la velocidad de la vía, que es de 70 kilómetros por hora. “La Guardia Civil sabe que se cometen estos excesos y a menudo está por ahí, pero parece que al ser una recta les incite a correr más”, apunta.

Por último, el representante de la entidad vecinal recuerda que el tráfico de camiones que genera la papelera de La Montañanesa está destrozando el firme del barrio, y pide que la administración tome cartas en el asunto.

Etiquetas
Comentarios