Zaragoza

Heraldo Saludable

salud

El Salud pide tres años de cárcel para un psiquiatra acusado de falsear historiales de pacientes

El médico, ahora jubilado, asegura que perdió los archivos informáticos e hizo “resúmenes” en papel para su sucesora.

Consultorio médico
El acusado insistió ante el tribunal de la Sección Tercera en que "nunca" fue su intención falsificar documentos oficiales
Pexels

El Servicio Aragonés de Salud (Salud) sentó este jueves en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial a Alfonso P., quien fuera psiquiatra de su plantilla hasta 2017, cuando lo apartó del servicio a las puertas de la jubilación por un presunto delito de falsedad en documento oficial por el que ahora le pide tres años de cárcel. De lo que acusa la DGA al médico es de perder las historias clínicas de los alrededor de 40 pacientes que trataba en el hospital psiquiátrico Nuestra Señora del Pilar –ubicado en el Parque de Las Delicias de Zaragoza– y sustituirlas por documentos que él mismo habría reelaborado a posteriori.

Según el Salud, en algunas de esas nuevas fichas el encartado hizo constar información falsa –sobre el seguimiento de los pacientes, fármacos prescritos...–, lo que dificultó el trabajo a la psiquiatra que se hizo cargo de la consulta del acusado cuando se este se jubiló.

El encausado insistió este jueves  ante el tribunal de la Sección Tercera en que "nunca" fue su intención falsificar documentos oficiales. Según este, el problema comienza cuando a la vuelta de unas vacaciones comprueba que han "desaparecido" de su ordenador los archivos en los que guardaba las historias clínicas de sus pacientes. Para el encausado, la pérdida "no fue accidental, sino intencionada". Sin embargo, el psiquiatra no explicó a quien atribuye estos hechos ni por qué.

Lo cierto es que de esta "pérdida" de documentos no se supo nada hasta que la dirección del hospital decidió abrir un expediente interno contra Alfonso P. Como explicó la actual responsable del centro psiquiátrico, la investigación se inició por otros motivos. En concreto, por un supuesto incumplimiento del encausado de su jornada laboral y por una presunta mala praxis a la hora de prescribir ciertos fármacos. "El inspector designado por el Salud me pidió entonces las historias clínicas de los pacientes del doctor Alfonso P., momento en el supimos que no había nada, explicó la directora al tribunal.

A raíz de aquella investigación, se comprobó que el encartado había elaborado una serie de documentos a modo de nuevas historias clínicas. Y fue entonces cuando se decidió llevar el caso por la vía penal por presunta falsificación de documento oficial.

La Fiscalía, representada por Fernando García Vicente, solicitaba al principio dos años de cárcel para el galeno. Sin embargo, basándose en las explicaciones que ofreció este jueves durante el juicio y en el testimonio del resto de testigos, optó finalmente por retirar la acusación. Y lo hizo porque, aunque entiende que el encausado no obró bien, sus actos no deberían ser sancionados por la vía penal sino, en todo caso, por la administrativa.

El ministerio público no aprecia intención de engaño por parte de Alfonso P., ya que este usó folios en blanco para hacer las ‘nuevas’ historias clínicas de sus pacientes, sin recurrir siquiera al papel oficial del Salud. Además, considera que ninguna consecuencia tuvieron los actos del encartado sobre el estado o recuperación de sus pacientes. La defensa pidió la absolución.

Etiquetas
Comentarios