Despliega el menú
Zaragoza

aragón, pueblo a pueblo

Terrer: presente laminero y futuro esperanzador

La Azucarera cerró hace casi medio siglo, pero las frutas y chocolates Caro y los espirituosos de Valdepablo siguen convirtiendo a esta localidad en un entorno dulce... que pelea por su agua de boca. 

La extrema cercanía de Terrer a Calatayud es una de esas realidades de asunción dual que, aun siendo más beneficiosa que perjudica, determinan el presente y el futuro de la localidad más pequeña por el influjo de la grande. En Terrer hubo en su día alfarería y aunque no se llegó a los niveles de producción registrados en la cercana Villafeliche, también abundó la pólvora; Santa Bárbara, por cierto, es la patrona de la localidad.

Tomás Escolano lleva 10 años de alcalde; es jubilado de Ibercaja, y su primer trabajo fue en la Azucarera de Terrer, cerrada hace 48 años. En su década como primer edil, el agua ha sido protagonista; la hallada en el término ha presentado muchos sulfatos, mucha cal y, tras muchas prospecciones, los resultados han sido asaz similares. "Tras muchos intentos por encontrar fuentes alternativas, tuvimos que centrarnos en una solución directa; descalcificadora primero y una potabilizadora con ósmosis con la que estamos ahora. Sanidad dice que la que tenemos está en márgenes suficientes para su consumo, pero los niveles andan al límite".

Tomás aclara que la agricultura y las pensiones son los sostenes económicos del pueblo. "En campaña, Caro y Valdepablo sí contratan algún apoyo laboral extra, pero lo que abunda son agricultores y jubilados. Es cierto que hay dos tiendas y tres bares, ahí estamos bien surtidos: están el Romeral, el más veterano, el bar Carlos y el Mesón del Cid. Contamos con un local de la Tercera Edad y otro de la Asociación de Mujeres, donde se hacen cursos de manualidades y se juega al bingo".

Tomás presume del carácter hospitalario de Terrer, y valora la mentada cercanía de Calatayud con cierta ambivalencia. "Si las cosas fueran más boyantes allá, que no lo son tanto ahora mismo, podríamos ser un pueblo dormitorio de Calatayud perfectamente; por la autovía casi llegamos antes al médico allá que uno que viva en La Peña, hay seis kilómetros apenas. Aquí no se espera instalación de nuevas industrias, lógicamente se irán a Calatayud las que lleguen a la zona". Cuando la Azucarera estaba a pleno rendimiento, daba 300 puestos de trabajo en invierno, lo que complementaba la época baja de la agricultura; venía gente de toda la zona, con más de 60 puestos fijos todo el año. Fueron buenos años, hasta en las ganas de fiesta se notaba".

El alcalde recuerda que el 2 de junio, domingo, se celebrará en Terrer la tercera edición de la feria ganadera y agrícola. "Del 9 de mayo al 2 de junio hay un mes tremendo entre fiestas y elecciones –risas– y aún estamos en recuperar algunas perdidas; por ejemplo, se vuelve a hacer desde aquí la romería a la Virgen de Cigüela, por los pinares de Armantes; es de Torralba y vamos varios pueblos".

Eduardo Lavilla es el dueño de las dos casas rurales de Terrer: Bajo Los Huertos y El Manzano, que lleva junto a su hija Eloísa. "Abrimos en 2008 y vienen muchas familias con hijos; además, somos punto de encuentro para zaragozanos y madrileños, por ejemplo; también viene mucha gente para hacer base aquí e ir al Monasterio de Piedra, hay 34 kilómetros por la carretera de Munébrega". Eduardo es un espíritu inquieto: ha fabricado varios relojes solares y le encanta la fotografía estenopeica –la famosa cámara oscura– para lo que se apaña con cartón y latas de refresco o cerveza; mete el papel fotográfico y cumplimenta varios meses de exposición.

Eloísa, por su parte, es una entusiasta de la historia local y lleva la biblioteca de Terrer. "Todos los años se organiza una visita turística por el pueblo en la semana cultural; he indagado mucho para hacerla más amena y ampliar los detalles. Por ejemplo, Terrer aparece en el Cantar del Mío Cid, donde se cita el Castillo de Alcocer. En 1222 se reunieron aquí el futuro Conde de Urgel y Jaime I y en la guerra de los Dos Pedros, en 1361, se firmó una breve paz llamada de Deza-Terrer por los dos puntos de firma de ambos reyes".

Eloísa concluye recordando que durante 700 años, Terrer estuvo ‘duplicado’. "La antigua morería, luego señoría, pasó a pertenecer al Monasterio de Piedra y luego a los Luna, que lo vendieron a la Comunidad de Calatayud, deshecha a mediados de XIX; cada uno de los dos pueblos tenía su concejo, su cementerio e iglesia propios, y las fiestas de ambos se quedaron después. En el centro del pueblo en la zona de la morería, arriba, estaba la iglesia de San Miguel".

Los hermanos Caro y sus frutas de Aragón, referente local junto a las Bodegas Valdepablo

Los principales referentes económicos de Terrer en la actualidad son dos. Están las Bodegas Valdepablo, fundadas en 1928 y que se instalaron en los terrenos y edificios de la antigua Azucarera hace un par de décadas, poco después de que ésta (que tenía barrio propio: sigue llamándose así a la zona) cerró sus puertas. Por otro lado tenemos a Chocolates y Frutas Caro, propiedad de los hermanos que manufacturan las populares frutas de Aragón: Chocoter es el nombre de la empresa. Los Caro se esmeran en la confección de uno de los dulces más populares y exportados de Aragón: frutas confitadas y bañadas en cobertura de chocolate negro. En el resto de productos basados en la fruta destacan sus cerezas maceradas en licor de marrasquino y cubiertas de chocolate, amén de las delicias de naranja y limón (también recubiertas de chocolate) y los tradicionales guirlachicos; por supuesto, no se pueden dejar de lado los famosísimos adoquines del Pilar. Tiene tienda ‘online’ en la dirección carochocolatetienda.com.

Las Bodegas Valdepablo están especializadas en la elaboración de vinos aromatizados. Casi un siglo de actividad, con instalaciones modernizadas, ha servido para que la transmisión de conocimiento abarque ya cuatro generaciones y se vuelque en la producción de sangrías, vermús, moscatel, vino especial para cocina y otras variedades embotelladas bajo las marcas Luis The Marinero (sus vistosas etiquetas se han hecho famosas en la zona) y Organic Biomío. Todos los productos Valdepablo pueden comprarse en la red acudiendo a valdepablo-shop.com.

En datos

Comarca: Comunidad de Calatayud.

Población: 485

Distancia a Zaragoza: 92 km

Los imprescindibles

Bueno Grimal

Orgulloso terreño, este árbitro (foto) pitó en la Primera División del fútbol español y fue delegado del Real Zaragoza y la SD Huesca. Su hijo Jorge ha heredado la vocación arbitral; lleva varias temporadas como asistente en Primera.

San Pascual

Los patronos locales son San Gregorio (fiesta el 9 de mayo) y Santa Bárbara (4 de diciembre). Las cofradías celebran sus propias fiestas y el pueblo se llena para San Pascual en mayo, con reparto de 17 calderas de judías (foto).

Alojamientos rurales

Hay dos casas rurales en Terrer, con un mismo propietario: Eduardo Lavilla, que las administra junto a su hija Eloísa. Están contiguas, a la entrada del pueblo, y se llaman Bajo los Huertos y El Manzano.

Etiquetas
Comentarios