Zaragoza

campo de borja

El albergue de Mallén, preparado para acoger a los primeros peregrinos

El edificio podrá abrir sus puertas antes de este verano y cuenta con 28 plazas

El alcalde de Mallén, Rubén Marco, junto al nuevo comedor del albergue municipal
El alcalde de Mallén, Rubén Marco, junto al nuevo comedor del albergue municipal
Noeli Barceló

Las obras de rehabilitación del albergue de Mallén ya han concluido y podrá abrir sus puertas antes del verano. El proyecto impulsado por el Ayuntamiento ha incluido los requisitos necesarios para adecuar las instalaciones a la normativa vigente, de manera que ahora se podrá inscribir en la red de albergues.

La primera planta cuenta con un comedor, sala de estar y dos habitaciones para monitores con sus respectivos baños y equipamientos. Uno de ellos ha sido adaptado para personas de movilidad reducida.

En la segunda planta se han modificado los baños y se han colocado taquillas. El proyecto ha supuesto una inversión de 48.000 euros procedentes del Plan Plus de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ)

Las instalaciones tienen capacidad para 28 plazas y comparten con la biblioteca pública el edificio del que fue el antiguo hospital, un inmueble de dos cuerpos que incluye la capilla de la Merced. "Estamos ahora en proceso de solicitar autorizaciones para incluirlo en redes turísticas y de albergues", explica el alcalde, Rubén Marco. "Luego hablaremos con la asociación de amigos del Camino de Santiago para que lo publiciten", añade el responsable municipal, que precisa que las instalaciones se utilizan también para acoger otro tipo de actividades, como cursos y talleres.

Mallén está situado en la Ruta Jacobea del Ebro, y los peregrinos llegan siguiendo el camino desde Gallur con dirección a Cortes de Navarra. En los últimos años ha crecido la afluencia de este tipo de usuarios.

A la entrada de la localidad, una escultura que representa el descanso del peregrino recuerda que Mallén forma parte del Camino y el año pasado se instalaron las conchas señalizadoras por el tramo del casco urbano y también se colocaron paneles turísticos informativos de los edificios más emblemáticos para intentar potenciar el turismo.

Además, el Ayuntamiento ha solicitado recientemente una adaptación del proyecto del desdoblamiento de la N-232 para instalar un paso elevado sobre la nueva autovía. "Las obras cortan el Camino de Santiago. Hemos solicitado informes a Tráfico y Patrimonio y con ellos hemos presentado la solicitud de una pasarela peatonal para no romper el trazado de la ruta", comenta el alcalde.

Al estar muy próximo al casco urbano y al polígono industrial, este paso también sería utilizado por los trabajadores que van a las empresas y los vecinos que tienen huerto y los que salen a caminar o en bicicleta.

Etiquetas
Comentarios