Despliega el menú
Zaragoza

comarca de valdejalón

Épila prepara un plan estratégico para regenerar su casco histórico

Se prevé que esté listo en 8 o 9 meses, pero se valora que algunas actuaciones comiencen antes.

Épila
Épila
Macipe

El Ayuntamiento de Épila ha puesto en marcha la redacción de un plan estratégico director con el objetivo de regenerar el casco histórico de la localidad. Según el calendario inicial, se prevé que el documento esté listo en un plazo de entre 8 y 9 meses y que comenzará a elaborarse en los próximos días, recogiendo la opinión de técnicos y responsables municipales. "Es un proyecto para reflexionar sobre los retos urbanos, porque vamos creciendo y parece que el casco, el centro, se olvida", explica el alcalde, Jesús Bazán, que concreta que la elaboración tiene un presupuesto de unos 20.000 euros.

De esta forma, entre los primeros pasos burocráticos que se contemplan está una fase de diagnóstico, para conocer el estado concreto de calles, inmuebles y espacios públicos, a través de entrevistas a técnicos y el estudio de informes. Más adelante, también se contempla una encuesta de percepción ciudadana, tanto física como online, con distintas sesiones de participación, y en la que también se tendrá en cuenta a las asociaciones. Está prevista la apertura de una oficina técnica para el seguimiento, así como para el análisis de todos los datos recogidos.

"Una vez esté listo, nos marcará las líneas de actuación. No hay unas fechas para materializar todo, pero es algo a largo plazo y para hacer poco a poco", detallaba el primer edil. En este sentido, sí que concreta que "mientras habrá pequeñas actuaciones, porque de la participación ciudadana esperamos que salgan pequeños proyectos que pueda asumir el Ayuntamiento", puntualizaba Bazán. Así, reconoce que para los de mayor envergadura "habrá que esperar financiación externa".

Entre las primeras actuaciones a realizar, Bazán reconoce que "puede ser en la parte posterior del palacio del Conde de Aranda, que actualmente está sin uso, lleva tiempo parada y con poca inversión se podría devolverla al pueblo y darle vida". El propio edificio, sometido a una recuperación que se alargó durante 10 años y que acabó en 2011 con una inversión de unos 2 millones de euros, y la Iglesia se consideran centros desde los que ir extendiendo las actuaciones urbanísticas.

Según Bazán, la línea común es "darle al centro lo que ha sido durante toda la vida, el centro de la vida". También recordaba que esta idea es consecuencia de que "hay que hacer a los municipios más sostenibles”. Finalmente, apunta que el plan también tendrá como consecuencia que "el Ayuntamiento refuerce su labor normativa en cuanto a conservación de edificios y todos los vecinos decidan qué tipo de entorno quieren".

Etiquetas
Comentarios