Despliega el menú
Zaragoza

aragón, pueblo a pueblo

Lo de sulfurarse es cosa buena en Paracuellos

Las extraordinarias propiedades del agua en su balneario cambian la tradicional acepción de este verbo; en el otro extremo de la localidad, Frutas Erruz produce peras y manzanas de lujo.

Paracuellos de Jiloca tiene en la actualidad dos banderas que le sitúan en el mapa autonómico y nacional del consumo y los servicios; Frutas Erruz y el Balneario Paracuellos de Jiloca. El tercer valor, intangible y complejo de tejer en bandera alguna, es el carácter entusiasta de sus habitantes cada vez que asoma en el panorama cualquier reto para beneficiar al pueblo. 

Ramiro Pérez es el gerente del balneario de Paracuellos de Jiloca. "Toda mi familia paterna es del pueblo; mi bisabuelo fue empleado del balneario cuando estaban en funcionamiento los dos edificios, antes de la guerra civil. El primero de los dos balnearios, en el emplazamiento que ocupamos, se fundó en 1848; es el más antiguo de Aragón. A principios del siglo XX se construye el edificio que tenemos enfrente, que lleva en desuso desde finales de la guerra civil y que tras muchos proyectos parece que podremos empezar a recuperar con mucha calma y recursos propios. Tenemos el proyecto de consolidación del edificio y la cubierta; eso llevará unos tres años, y veremos lo que pasa luego. Personalmente, creo que sería un puntazo para nosotros como empresa y para todo el pueblo; tendríamos un cuatro estrellas sumado al actual de tres, con estación de AVE a 3 kilómetros".

Ramiro es el jefe, pero mientras responde a las preguntas para un segundo para facilitar a una clienta una botellita de agua; está acostumbrado a la multifunción, y la cosa le viene de sangre. "El balneario lo compró mi abuelo materno hace 45 años, y mis padres lo han trabajado desde entonces, haciendo mil reformas; ahora es un establecimiento actualizado y desde 2008, con el nuevo edificio termal, la temporada se alarga. Yo llegué hace 13 años: vivía en Madrid y trabajaba en finanzas, pero mi padre me dijo que si no venía no podría lanzarse a actualizar todo. Hemos pasado nuestras crisis, pero estamos contentos".

La magia del balneario son las aguas sulfurosas. "Tienen una gran concentración de azufre, sin igual en la península, lo que la hace especialmente indicada para algunas afecciones de la piel, sobre todo. También está indicada para mejorar las vías respiratorias y tratar padecimientos articulares y óseos en tratamientos más prolongados, aunque también recibimos a muchas parejas y familias que vienen de escapada dos o tres días. El Imserso es un cliente magnífico, el más importante, nos ha permitido desestacionalizar el negocio. Para los niños hay horarios marcados en las áreas del circuito: pueden estar dos horas por la mañana y otras dos por la tarde".

Un alcalde contento

José Ignacio Gallego, empresario, lleva 20 años de alcalde de los paracuellanos, a quienes se llama popularmente ‘los de las corbatas’, aunque no se sabe muy bien el porqué. "Nací en Paracuellos, y vivo en Paracuellos. Cuando acabé los estudios trabajé tres campañas de verano en el balneario: allí se ha hecho un esfuerzo extraordinario, y llevan en alto al pueblo desde su propio nombre de negocio. Entré luego en una empresa de Calatayud, los dueños se fueron a Soria, la compramos entre cuatro y ahí seguimos, en el polígono de la Charluca de Calatayud; se llama Tayreca, se dedica a mecanizado y servicios de mantenimiento para empresas".

El flechazo de José Ignacio con la tarea de trabajar por su pueblo le viene desde los años mozos. "Desde muy chaval empecé ayudando a hacer los campos de fútbol, antes de ir a la mili; luego pasé ocho años de concejal de festejos y, finalmente, la alcaldía. Hemos pasados años muy duros: la crisis pegó fuerte, como en todas partes, pero siempre busqué que el pueblo tuviera servicios suficientes para no depender en todo de Calatayud; centro de salud, comedor escolar, pabellón… eso sí, no hay terreno industrial. Estamos negociando con Calatayud ampliar el polígono de la Charluca y que haya una parte nueva en nuestro término municipal. Se habló en 2007, pero la crisis se llevó por delante la idea, quizá ahora se podría retomar".

José Ignacio dice que la actitud de sus vecinos es lo mejor que tiene el pueblo. "Antes y ahora: la gente siempre está dispuesta a echar una mano. En Santa María hay esta tarde una veintena de personas limpiando, ordenando… hace años, sin máquinas para arreglar caminos, nos apañábamos con una pala cargadora; de la nada aparecieron 30 vecinos con tractores para ayudar".

Elisa Erruz representa a la tercera generación de la familia que fundó Frutas Erruz; se encarga de la facturación, el márquetin y las relaciones con los clientes. Estudió Administración y Dirección de Empresas y tiene un máster en fiscalidad. "Frutas Erruz empezó con mi abuelo Manuel a mediados de los 80, poco a poco. Luego se sumaron sus hijos, mi padre Tomás en el campo y mi tío Arturo en la comercialización, e hicieron la expansión; en 2014 se hicieron unas cámaras grandes de atmósfera controlada, que nos dieron nuevas perspectivas de almacenaje y conservación".

La empresa produce y comercializa pera y manzana. "Trabajamos pera conferencia y blanquilla; en manzana, golden y verde doncella. La verde doncella es casi un sello propio, sale más caro producirla y tiene un mercado más restringido, pero mi abuelo invirtió mucho en esta variedad, que es buenísima. La competencia con las manzanas polacas es dura, vienen a precios bajísimos, pero estamos bien posicionados".

La empresa emplea a 40 trabajadoras en planta y otros 20 fijos en el campo, tiene fincas de manzanas en Épila y de peras en Paracuellos y Calatayud. El detalle se cuida al máximo. "La calidad la garantizamos, pero para el cliente la estética importa mucho; en los lineales las manzanas van sobre agua para evitar golpes y se clasifican en una calibradora. Las que tienen cualquier golpecito y no pasan las exigencias estéticas no se tiran, se venden para productos como mermeladas, potitos o conservas".

En datos

Comarca: Comunidad de Calatayud

Población: 601

Distancia a Zaragoza: 86 km

Los imprescindibles

Iglesia de San Miguel

Está en la parte alta del pueblo, sobre una cornisa de media altura de la cortada que flanquea el valle, que corona con elegancia. Es un templo de una nave de cuatro tramos cubiertos con bóveda de crucería sencilla.

Piedad Gil

La popular jotera nació en el pueblo en 1923 y tiene una calle a su nombre en Paracuellos. Fallecida en 2014, fue alumna de la prestigiosa Conchita Pueyo, que la consideró siempre una de sus alumnas favoritas.

Las fiestas

Las más importantes son en honor de Santa Eulalia y Santa Lucía, del 9 al 13 de diciembre. El 3 de mayo hay romería a la ermita de la Santa Cruz; también se celebra San Antonio de Padua el 13 de junio las fiestas del Colladillo a finales de julio.

Etiquetas
Comentarios